lunes, 21 de abril de 2014

ROCA


 
ROCA
 
                             Para quien busca
 
Formas del agua.
Otra brazada más
y tierra firme.

14 comentarios:

  1. Muy buen haiku, hermoso y sugerente. Aunque nunca se llegue a tierra firme siempre conservar la esperanza en nuestra brazada, en una nueva.
    Feliz retorno al trabajo José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es ,querido Jesús, la roca es sólo la esperanza de hallar tierra firme por encima de cualquier dificultad. Y en ello estamos,a punto de arrancar una semana muy intensa en lo literario. Aulas y poemas, una buena mezcla. Abrazos.

      Eliminar
  2. Cuánta verdad en esas diecisiete sílabas. Qué capacidad de sugerencia la de la forma japonesa. Tras haber asistido los días 1 y 8 de este mes a un taller de haikus, también yo ando enfrascado en este juego de esencias tan abarcador.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Antonio, un fuerte abrazo, mañana imparto yo un pequeño taller sobre el haiku para alumnos de un instituto de Valdemoro, en Madrid, con motivo de la semana del libro. la forma está llena de posibilidades. Reitero. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Estuve de caminante por tu tierra y proseguí camino. Un abrazo.

      Eliminar
    3. No me negarás que es un paisaje sugerente, no tan verde como Galicia, ni tan cálido como Canarias, pero singular y hospitalario. Como tu isla. Un abrazo viajero y feliz día.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Querida Yolanda, una agenda impresentable me ha privado algunas semanas de estar cerca de tu blog. Mis disculpas, esa isla que habitan tus palabras es siempre un lugar hospitalario para el lector. Feliz lunes.

      Eliminar
  4. tan imaginario como notable
    esa es mi sensación
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una sensación muy atinada, querido amigo; tal vez la roca inmóvil, anclada en el mar, simbolice también la esperanza de quien se acerca y pone su empeño en la última brazada. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. ¿No es en efecto el haiku esa roca firme en medio de las formas del agua en la que al fin descansan todas nuestras brazadas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El haiku como estrofa humilde carece de pretensiones; no creo que se sienta roca o tierra firme; pero está ahí, callado, inalterable, a la espera de dar cobijo a quien se acerque a su superficie. Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu apoyo continuo.

      Eliminar
  6. Buen haiku en ese regreso que intuyo de un mar azul que aún impregna los cristales de tus gafas. Noto que la morriña te dura unos días. Feliz regreso y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Paco, volví miope, como me fui, pero lleno de azules y con menos cansancio. Ahora toca afrontar la semana del libro en las aulas y volver a los hábitos de siempre. Gracias, Paco, por tus palabras, por tus afectos.

      Eliminar