jueves, 24 de abril de 2014

JUAN DE DIOS GARCÍA. ÁRTICO.

Ártico
Juan de Dios García
Germania, Valencia, 2014 

DESDE EL FRÍO
 
 Tras la aparición de Nómada en 2008 y las colaboraciones en entregas colectivas, Juan de Dios García (Cartagena, 1975) nos deja Ártico, un libro que se incorpora al catálogo de Germania. El poemario cuenta con una reflexión prologal de Antonio Lafarque en la que se apuntan algunas consideraciones sobre la poética del autor, los rasgos del hablante verbal o la textura de lo contingente en las composiciones; al cabo, las cuestiones siempre esenciales de esa ecuación sin resolver que es cualquier libro de poesía.
  Más que un aserto didáctico, la poética de Juan de Dios García es un horizonte especulativo: “No tiene que buscar sentido a nada. / Mate la mariposa que ha escondido / dentro de su cabeza. “ Parece claro que la propuesta de este poema conlleva un carácter simbólico; pero, ¿qué naturaleza tiene esa mariposa? Antonio Lafarque hace bien en recordar la polvareda modernista que convulsionó el tranquilo páramo mesetario con una retórica ampulosa y grandilocuente. En esta mariposa no cabe tanto, así que al menos admitamos que representa a una belleza frágil y apariencial, un maquillaje estético del lenguaje. Tampoco es desdeñable que la mariposa, si nace como consecuencia del primer verso, represente la lógica de lo real, la percepción sensible, el juego de impresiones de lo matérico. Así que la poética se convierte en una invitación al lector.
  El yo poemático vela el carácter confesional de esta poesía, no convierte al poema en un espejo privado sino en un espacio compartido, en una senda llena de infinitivos: “Avanzar a ciegas abriéndose paso a través del pecho. / Preguntar cómo se llega a ninguna parte. / Hablar tanto que ya no se sienta lo que dice. / Ser muy viejo para morir joven. “ Los rasgos del sujeto se marcan en composiciones como “Acuarela”, una enumeración de gustos; “Decisión”, aporte sobre el quehacer literario, o “Autorretrato”, versos que indagan en la identidad de quien sale a descubierta.
  Abunda en el poemario la consideración de lo contingente como estela de adversidad y pérdida. El acontecer dibuja cicatrices, sobrevuela un aire denso, de impotencia y desánimo. Como sugiere el título, se busca un norte frío, una estrategia para reparar los desgarros y proseguir la ruta con la esperanza puesta en el deshielo, aun cuando la memoria haya convertido en hábito la tristeza.
  Los lectores de Nómada recordarán el acarreo culturalista que en la nueva salida no pasa inadvertido; se multiplican los guiños a la biblioteca porque, después de Auschwitz, hay que seguir buscando la razón del poema. Dispuestos a ocupar su butaca entre los versos hallamos a Sartre, Camus, Juan Ramón o la completa nómina del poema “Linaje”, un puñado de afectuosa genealogía aplicada en el terco quehacer de inventar un lenguaje.
   Concluyo. Los mejores registros de la poesía emergente tienen problemas de convivencia con el vecindario taxonómico. Se llevan mal con el carácter reductor de las etiquetas porque faltan claves clasificatorias o, sencillamente, porque en tan corto itinerario es imposible moldear a medida un sendero literario. Pero hay datos que no se ocultan: la buena poesía nunca se sale por la tangente; es una suma al contado de emociones, pensamientos y sueños. Y esta suma deja su evidente resultado en Ártico, donde cada poema nombra con lucidez el desconcierto de lo cotidiano. Si duele, aplica frío.   
     

2 comentarios:

  1. José Luis, gracias por acercarnos a este autor; cada día me entero de que hay muchos poetas por descubrir; tantos que hace tiempo que apenas leo narrativa, entregada a la emoción que me causan los poemas.
    Tu presentación es muy cautivadora, entreabres la puerta y nos dejas ver la luz que sale de esas páginas, dejándonos el gusanillo de la curiosidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dentro de las funciones del crítico una de las más gratificantes es encender linternas en rincones de interés. Juan de Dios tiene una revista magnífica en la red "El coloquio de los perros" y un par de libros que aseguran que su poesía es una realidad tangible y cercana. Su última entrega, que reseño aquí, me ha parecido muy recomendable. Abrazos.

      Eliminar