miércoles, 29 de abril de 2015

ISMAEL ALONSO. DE LA LUZ Y OTRAS AUSENCIAS

De la luz y otras ausencias
Ismael Alonso
Bohodón Ediciones
Tres Cantos, Madrid, 2015

A SOLAS CON EL FRÍO
 
  Aunque la narrativa es vértice central en el recorrido del segoviano  Ismael Alonso (Fuente el Olmo de Íscar, 1974), su escritura busca  entornos renovados en otros géneros como la lírica. Tras las novelas Algún día, La hija de la lluvia, y Tierra eres, ahora compila sus poemas en  De la luz y otras ausencias, libro que adelantó varias composiciones en revistas digitales y en antologías de poetas contemporáneos como En legítima defensa, impulsada por la editorial Bartleby.
   La cita prologal de Antonio Machado nos parece un pequeño guiño hacia el receptor sobre las afinidades de Ismael Alonso con la tradición meditativa y sentimental que busca sus argumentos en acontecer del yo y en el cauce manso de lo temporal. En el largo viaje del protagonista verbal, las instantáneas reflejas secuencias vividas. Las palabras describen estados de ánimo del sujeto inmerso en las aceras de lo cotidiano. Allí están marcados los pasos del dolor y la pérdida, esos contraluces  que dictan la caligrafía del fracaso. Así lo refleja el arranque,“Regreso”: “Después del dolor / todo vuelve a su ser / y después de la vida / todo vuelve a su ser; / y después de las palabras / y del vuelo de la materia / sin que pase un minuto / sin pensar en ti. / Como ves, he vuelto, / alumno aplicado en nombrarte / todo cuanto es fracaso “.
  El devenir diario, casi inadvertido, como una leve estela en el agua, va consumiendo su transcurso hasta dejar entre las manos de cada identidad un poso de ceniza. Un rastro gris que invita a preguntarse si, después de todo, la existencia no es sino un vago espejismo de límites difusos, que apenas nos deja formular un deseo:: “Que no muera el afán; / que no haya copa rota, / gorrión de nieve, candil / en tempestad / que siga la secreta senda “.
   Solo los sentimientos y solo las palabras son capaces de construir refugios hospitalarios contra el cierzo y la neblina. Esa es la razón de ser de la escritura: disponer de un poco de claridad en la memoria, encender la luz de la amanecida capaz de serenar la incertidumbre. El tramo central del poemario “Diario de una máscara”, que arranca con una cita del poeta elegíaco Francisco Brines, acentúa el tono autobiográfico. El recuerdo y la memoria se convierten en los muros más sólidos contra el tiempo y lo que fuimos se hace protagonista vivencial del ahora. Adentrarse en el pretérico supone recorrer un camino de vuelta, reconstruir sensaciones y afectos, dar voz a las pérdidas, a lo celebratorio y a la claridad azul de la esperanza. En estos pomas también adquiere relevancia mayor la cercanía del paisaje, esa geografía mesetaria y campesina que laboraron sombras cercanas con las manos humildes del trabajo.
    El discurso sobre el ser transitorio y su temporalidad –tan definitorio en poetas actuales como Eloy Sánchez Rosillo- sirve de cierre al último apartado, “Las palabras cansadas”; la voz incide en lo vivido como si el tono del hoy anunciase una visión crepuscular, el sonido apagado de lo que concluye. El poema una vez más se hace –como subrayó en perdurable axioma Antonio Machado- palabra en el tiempo. Ismael Alonso habla con el rumor de la incertidumbre, rescata en De la luz y otras ausencias lo que ya no está y deja en tierra firme, con tacto emotivo y precisa cadencia, esa rutina frágil que se fundió en la nada del poema.   

6 comentarios:

  1. Muchísimas gracias, José Luis, por tu generosidad y tu apoyo. Siempre es una alegría enorme encontrarse en el camino a personas como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Ismael, sabes que el afecto siempre es compatible con el rigor crítico y me encanta ver que tus poemas llegan con emoción serena hasta el lector. Un fuerte abrazo y enhorabuena por el poemario. Feliz jornada desde Rivas.

      Eliminar
  2. ¡Ay!...¡Otro poeta por conocer, gracias a ti José Luis! Me tientas, porque confío en tu criterio. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abril y mayo son los dos meses más importantes del año en las novedades editoriales por el Día del Libro y la feria del libro de Madrid... Así que tengo sobre la mesa un montón de novedades. Espero no cansarte; la lectura debe ser siempre un ejercicio lúdico no una obligación para cumplir en un plazo determinado. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Otro poeta al que no hay que perder de vista. Gracias José Luis. Buen fin de semana. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de llegar de la playa y el tiempo ha invitado a estar muy cerca del mar, así que esta vez los libros durmieron la siesta. Para el despertar los poemas de Ismale Alonso son una buena forma de saliral día. Abrazos.

      Eliminar