martes, 22 de diciembre de 2015

HAIKU DEL CANSANCIO


 
CANSANCIO
 
                                         Para Rosario Troncoso
 
Íntimas quejas
que solo se pronuncian
a media voz.
 
 
 
 


18 comentarios:

  1. Pues sí. Si el cansancio es grande, no nos deja fuerzas ni para levantar la voz.
    Me gusta José Luis.
    Saludos,
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cansancio es un buen compañero de viaje, querida Sandra, mide nuestra fragilidad y mide también los hombros cercanos que nos cobijan. Un gran abrazo.

      Eliminar
    2. Es cierto José Luis!
      Otro fuerte de vuelta para ti,
      Sandra

      Eliminar
    3. Estoy de veras agradecido por tu intenso contacto en el blog, Sandra; no quiero quitarte demasiado tiempo. Sé lo mucho que te apetece leer y escribir. Por mi parte, ya sabes, el blog es una herramienta esencial en mi taller literario, una gimnasio poético para poner en forma el músculo verbal. felices fiestas.

      Eliminar
  2. muy bueno José uis
    que comiences un gran año
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Omar, qué alegría encontrar tu voz de nuevo en este rincón literario; ya sabes que el haiku es una estrofa predilecta por su apariencia humilde, por su capacidad para sentarse entre la reflexión y el sentimiento. Felices fiestas desde Rivas.

      Eliminar
  3. ¿Porqué no fijar la atención en una sola queja,José Luis, captada en su presente, como parecería más propio del haiku?
    Emilio Pedro Gómez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser perfectamente en singular, querido amigo; tal vez así añade al contenido semántico un sitio común. No es una única queja personal, subjetiva, sino un tiempo vital de sombra y desconcierto que afecta a muchos. Gracias por una reflexión tan atinada. Y un abrazo grande.

      Eliminar
  4. Me atrevo a contestarte, como a otros amigos en sus blog, con otro haiku relacionado:

    Pasos perdidos
    junto a las vías muertas.
    Sueños sin voz.

    Felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno, si señor; creo que una de las características esenciales de la estrofa es abrir su temporalidad y el cromatismo estacional a nuevos enfoques. Lo existencial es parte del tiempo individual y encaja bien en los tres versos. Así que tu poema está muy bien. Un gran abrazo y muchas gracias por acercarte a estos puentes digitales.

      Eliminar
    2. Gracias a ti, José Luis, por tus palabras. Un abrazo y Felices Fiestas.

      Eliminar
    3. Es hermoso pensar que este espacio de literatura es un trayecto vivo que consigue sentar en cada hueco nuevas palabras. Gracias de veras, José Luis, y que el nuevo año abra sus manos para dejar cerquita amistad y buena literatura.

      Eliminar
  5. No sé José Luis qué arrastra más tristeza, si el hombre de la fotografía o tus palabras, de cualquier manera es un hermoso haiku. Abrazos y Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La obligación del poema es crear un estado anímico, pero no te preocupes, Carmela, el mapa literario deja sitio también al mapa afectivo y aquí estoy con ánimo renovado y los mejores deseos para ti de felicidad y poesía. Feliz navidad, poeta.

      Eliminar
  6. Es cierto, Carmela, pero como dice Sandra en su primer comentario a José Luis Morante, "Si el cansancio es grande, no nos deja fuerzas ni para levantar la voz". Felices Fiestas a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como un buen invierno, el cansancio nace, crece, se desarrolla y agota su ciclo vital junto a las vías... Y después deja sitio a esa nueva estación del optimismo que cree en la amistad y en los libros. Muy agradecido por estar cerquita, José Luis; mis mejores deseos navideños.

      Eliminar
  7. Cansancio. Se de lo que hablas. Desvela nuestras fragilidades e incapacidades. Pero hay que enfrentarse a él con fuerza creadora, inquietudes, deseos de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te hago caso, José Manuel, y vuelvo al libro y a la calle con el afán renovado de la amanecida. Gracias de corazón por tu continuo aliento.

      Eliminar