sábado, 19 de diciembre de 2015

SUFRAGISTAS. UNA MUJER, UN VOTO

Imagen de Sufragistas
Estreno, diciembre de 2015
Dirección: Sarah Gavron
Intérpretes: Anne-Marie Duff, Carey Mulligan
Helena Bonham Carter, Meryl Streep

SUFRAGISTAS

   Aprovechamos la fuerza publicitaria de la “La guerra de las galaxias” para asistir en Rivas al tranquilo estreno de la película Sufragistas. Nadie en la cola, sala semivacía, olor exento de palomitas y refrescos y unos cuantos espectadores canosos, sumidos en el silencio habitual de iglesias, museos y cumbres montañosas.
   De entrada el ánimo predispuesto a aplaudir la pancarta histórica que reivindicaba el sufragio femenino y la propuesta de “una mujer, un voto”. Es principio confirmado por el acontecer de la Historia que las conquistas de derechos tienen que soportar la hostilidad individual, la incomprensión del entorno familiar cercano y el rechazo cerril de políticos y legisladores. Sucede además en todas las democracias.
   La  cinta Sufragistas se ambiente en el Londres de primeros del siglo XX, en aquel Londres que había glosado la prosa expresiva de Charles Dikens; la ciudad creciente que había emprendido una activa revolución industrial a costa de los más humildes. La fábrica creo mano de obra en unas condiciones laborales extenuantes. Y allí fue creciendo la reivindicación femenina y la lucha de un puñado de mujeres comunes, sin ninguna formación intelectual, que abrieron una trocha revisionista con enorme esfuerzo.
   Con dirección de Sarah Gavron y con la interpretación memorable de Carey Mulligan –el papel de Meryl Streep tiene la levedad de un cameo- , la proyección emociona, deja una puesta en escena meticulosa y un emotivo homenaje a la memoria del activismo femenino. Ellas dan una lección de dignidad. Ellos asienten o explotan. Y sigue sucediendo todavía. Un mundo inexplicable para el sentido común. Una película para recordar. 

8 comentarios:

  1. Me haces pensar si aquella lucha por el sufragio de la mujer no sería en realidad la verdadera guerra de las galaxias en esta galaxia nuestra. Hay verdades de cajón -empíricas, que se diría ahora- que explican por qué las personas, cuando tienen honda conciencia de una situación deprimida, se organizan para lograr objetivos que tradicionalmente se les tenía vedados. Si la película trata bien el tema y además emociona la doy por válida. A mí me espanta un tanto que el personal se pirre más por lo galáctico que por saber y participar de la ardua lucha de las mujeres. Tiempos líquidos como me temo que mañana se comprobará una vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Fackel, pero esta sociedad tiene unos intereses en general que no se corresponden con la cultura, el respeto, la honestidad... Por eso es imprescindible seguir trabajando para que se implanten otros valores éticos, otra forma de mirar dentro. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  2. La tengo puesta la primera en la lista y desde que te he leído aún tiene un lugar más preferente, aunque sabes lo que más me ha gustado? que digas que en el cine no había olor a palomitas, jejejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que después de tantas conversaciones digitales ya voy conociéndote y sé que la tristeza de una situación vergonzante como la ausencia de libertad para la mujer durante siglos también es tu causa. Que disfrutes del cine con aire limpio, claro que sí; sin palomitas.

      Eliminar
  3. Nunca me ha gustado ni he entendido La guerra de las galaxias y mucho menos a la sociedad que ahora tenemos, una sin valores y agresiva con todo ser viviente. Me entristece...
    Hay otra película sobre el sufragio feminista que ahora no recuerdo el nombre que me emocionó notablemente. Sin duda voy a ir a ver ésta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues disfruta Pilar, porque es un homenaje a mujeres como tú que nunca han callado los agravios; que saben que hay que conseguir una sociedad más justa, más solidaria, menos machista. Un fuerte abrazo, y gracias por tu comentario. Besos a Celia, y un abrazo entrañable para Antonio.

      Eliminar
  4. Pues esta peli me la tengo apuntadísima José Luis, espero poder ir en breve. Qué pena que mi querida Meryl salga tan poco... a Carey Mulligan la adoro! me ha gustado en todas las películas que la he visto.
    El tema también me llama mucho, así que es candidata segura a que yo me acerque a ese cine al que no voy tanto como iba ni tanto como quisiera (el precio es terrible y la cosa está achuchada...).
    Me ha hecho mucha gracia cómo describes la escena jajaja..."Nadie en la cola, sala semivacía, olor exento de palomitas y refrescos y unos cuantos espectadores canosos, sumidos en el silencio habitual de iglesias, museos y cumbres montañosas." (lo estoy viendo! jeje)
    Pues unas amigas y yo hemos aprovechado más o menos lo mismo que tú para ir a ver "La Novia", además del temor a que la quiten pronto del cine (las españolas no duran mucho).Esta candidata a los Goya, me ha encantado José Luis, si no la has visto, creo que te puede gustar. Aunque dice que es una adaptación libre, mantiene el texto de "Bodas de sangre" de Lorca tal cual. Por otro lado la forma en que está hecha con una cámara lenta que envuelve y una hermosa fotografía me ha gustado muchísimo.
    Bueno pues ahí te dejo mi recomendación, que la tuya la tenía apuntada.
    Saludos cinéfilos!
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos cinéfilos, Sandra; reivindicar la igualdad es una obligación compartida por el cine y por todas las artes. Y es hermoso pensar que en ese empeño nunca estamos solos. Qué papelón es el de Carey Mulligan, querida Sandra, en cambio Meryl Streep tenía un doblaje estrepitoso, de señorita de cole religioso... Besos mil, hoy con sonrisa de fin de trimestre.

      Eliminar