domingo, 22 de enero de 2017

OBJETOS DOMÉSTICOS

Pretérito y presente


OBJETOS

Están hechos de reiteración y cercanía,
de un esplendor sencillo, de una nimia ternura.
Nos son imprescindibles al paso de los años.
Permanecen morosos, perennes, vegetales.
Diseñan una decoración reparadora
que en cada sitio ofrenda serviciales regazos.
No discuten razones, fracasos, esperanzas.
Compartimos con ellos esas gotas de júbilo
que dan a lo vivido momentos memorables.
Dialogan con palabras de sonidos armónicos,
suenan a persuasivas, a dulces cantinelas.
Sus materiales unen pretérito y presente;
saltan hacia adelante, más allá de los riesgos,
como fuertes cornisas que soportan los brazos.
Si alguna vez nos faltan, sentimos la impostura
de ese desconocido que vive por nosotros.

    (De La noche en blanco, DVD, Barcelona, 2006)

12 comentarios:

  1. ¿Cómo serían la voz de la lámpara del dormitorio, la mirada del cepillo de dientes, el abrazo del armario ropero...?

    ResponderEliminar
  2. ¿Serían? Son; las voces de lo cotidiano forman parte visible de nuestra identidad; crean un clima afectivo que nos permite reconocernos y sentir aquel espacio como sitio propio. Un gran abrazo y muy agradecido por todo.

    ResponderEliminar
  3. Lo cotidiano hace que el paso del tiempo nos sea cercano, y al mismo tiempo imperecedero, solo el espejo, con su cruda verdad, es capaz de ofrecernos una estampa verídica de la realidad. Las cosas nos poseen a nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría me da tu regreso a estos puentes, querido amigo; como ves, libros y letras siguen llenando mis horas, como el recuerdo entrañable de amigos como tú. Suerte en ese temporal mediterráneo.

      Eliminar
  4. Ah, un fuerte abrazo, como siempre (se me había olvidado).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde para los afectos, Paco, y la mayor suerte del mundo para tu nuevo proyecto literario. Así que abrazos renovados.

      Eliminar
  5. Son una extensión de nosotros mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los mejores reflejos de nuestra identidad, Tracy, como si protegieran ese yo verdadero que se oculta a diario entre lo aparente. Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Qué belleza!
    Tu mirada siempre por encima, justo en la hondura. Una lámpara.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Gabriela, mis objetos domésticos han visto las horas calladas entre tus poemas; y me han ayudado a entender que tu poesía es el tacto del tiempo, una experiencia firme de belleza y amor.

      Eliminar
    2. Querido José Luis, gracias por hacerme poema.
      Hay una luz que es todas las luces y te agradecen tan bellas y entrañables líneas.
      Hay mucho en eso de encontrarse en el otro, en su lectura. Es un tesoro, otro estado del ser.
      Yo tengo el tuyo.
      Abrazo de oro.

      Eliminar
    3. Dices palabras que comparto en cada acento, en cada pausa, en cada punto suspensivo. Querida poeta, poco a poco se hace larga y pujante la senda de nuestra amistad, así que feliz como lo están aquellos que no saben estar solos si están con los demás...

      Eliminar