miércoles, 28 de junio de 2017

INCERTIDUMBRES...

Plaza de la catedral, Ávila (1973)
Archivo personal


RECUERDOS


Llegan recuerdos
cambiándome la piel.
Y yo soy otro.


7 comentarios:

  1. Estudié interno en Ávila en las aulas del Colegio Diocesano. Desde los nueve años hasta que concluí el bachillerato. Seguí en la ciudad en los años de Magisterio... Cuánto tiempo de soledad y estudio, de vida irrepetible. me gusta pasear por la ciudad como si habitara el pasado, sin nadie cerca salvo la memoria. Hoy me encontré conmigo, entre libros, en la plaza de la catedral. Es julio y hace un frío otoñal...

    ResponderEliminar
  2. Si solo se te ha cambiado la piel eres un afortunado. Aunque cambio no significa necesariamente privación, pérdida o renuncia. Solo conciencia del tránsito. Naturalmente, eres otro. Todos somos otros. Las fotografías hablan de lo inexistente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habitamos fantasmas en el tiempo, Fackel, pero es verdad que las mutaciones son leves, aquel muchacho que llevaba libros entre las manos junto a la catedral repite gestos. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Todos cambiamos, aunque tú no has perdido la pinta.

    ResponderEliminar
  4. Creo que la pinta me dibuja casi con las mismas líneas, Tracy, también la ciudad ha ido cambiando al ritmo del tiempo, aunque sigue teniendo la misma hospitalidad en sus laberintos urbanos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Esa fotografía genial habla del tiempo, como tu haikú nacido del otro que eres hoy, con los recuerdos.
    Como siempre, un lujo
    Abrazos, Poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estoy en la buhardilla, trabajando a solas, solo está conmigo un silencio tenaz que oye el tecleo de los trabajos pendientes. Los comentarios me hacen compañía, como si fuesen voces inadvertidas que ponen sus latidos junto a mí. En el álbum familiar hay fotografías muy hermosas que tienen la fuerza de una raíz. de ella se nutre el ahora. Un gran abrazo, María.

      Eliminar