martes, 8 de mayo de 2018

CASA VACÍA

rastros y estelas
Archivo digital de
Abandoneo



CASA VACÍA

Eres lo que recuerdas

BOBBIO

   Es un libro vacío, sin indicios de tinta. En la casa ya no vive nadie, aunque están todos los moradores que un día la ocuparon. Escucho su fisiología desperdigada en pasos, susurros y gemidos. De cuando en cuando callan, como si se hubiesen mudado por unas horas a otro lugar. Pero siempre regresan. Ayer, de noche, olvidaron cerrar la puerta de entrada y apagar luces. Alguien me despertó. No supe qué decir; me siento un extraño ocupando un espacio de otros. Ellos me reconfortan; justifican mi presencia previsora: “alguien debe soñarlos”

(De Cuentos diminutos)






4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, querido Antonio; y gracias también por tu estar sosegado en este tiempo de prisas. Los microrrelatos esperan que un día pueda dar asiento a sus cauces argumentales en un libro. Antes debo yo también organizar el trabajo e ir con paso machadiano; más ligero de equipaje. A ver qué tal... Abrazos.

      Eliminar
  2. Querido José Luis, no ocupas su espacio, los complementos. Eso de la ley física de la impenetrabilidad no va con ellos. Yo los llamo mis "ángeles anómalos", aunque la verdad es que a pesar mío y por eso de las cosas rilkeanas, yo de ángeles no entiendo. Abrazos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que ángeles, querido poeta, los míos son fantasmas, máscaras del yo que siguen caminando entre luces y sombras. Un fuerte abrazo y mi amistad.

      Eliminar