jueves, 17 de mayo de 2018

SOBRE LOS AFORISMOS DE JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Juan Ramón Jiménez (1881-1958)
Archivo personal del poeta

EL YO TOTAL


   En el tramo final de su biografía, cuando ya contaba setenta y tres años de edad,  Juan Ramón Jiménez (Moguer, 1881-Puerto Rico, 1958) planeó con empeño una organización cerrada para encajar en su interior el corpus completo. Tendría como título METAMÓRFOSIS –así acentuado, preservando el origen griego del término y su significado de mudanza o transformación- y abarcaba en el despliegue siete libros según los géneros literarios compilados: LEYENDA, HISTORIA, POLÍTICA, CARTA PÚBLICA, IDEOLOJÍA, TRADUCCIÓN y COMPLEMENTO.
   La tarea comprendería una experiencia de escritura de casi seis décadas, desde 1896 hasta 1954, que daría fe de una labor definitiva y verdadera, donde nada quedaría al margen: “Mi obra, como el mundo, que pretendo recrear en ella, es una obra de conjunto, una unidad que puede gozarse en sus más mínimos detalles: florecillas, arenas, burbujas”.
   Con una creatividad de ritmo fuerte e íntima voz autoral, había multiplicado bifurcaciones; el concepto de obra total estaba abierto a cambios y renovadas versiones por el afán perfeccionista y un agudo sentido autocrítico. Las revisiones estrenan títulos, reordenan libros y acumulan redacciones últimas, lo que justifica la sensación frontal de abordar un laberinto bibliográfico. Tal disciplina correctora se pone de manifiesto en abundantes aforismos: “Mi mejor obra es mi constante arrepentimiento de mi obra”; “La perfección en la realización de mi obra ha estado en un cambio constante de opinión durante veinte años”, “Para que mi yo completo esté contento de mi obra, necesito que mi mitad consciente depure, mida, defina, fije lo que ha creado mi yo subconsciente”; “Soy un metamorfoseador. Mi escritura es metamorfosis como mi naturaleza y la Naturaleza”. Esta decantación por lo mutable se asume como fatum y perdura en el quehacer de una ontología laborable: “Soy el mártir del perenne proyecto fugitivo”. Así va puliendo el magma de borradores donde se diluye inadvertida la travesía biográfica. El quehacer da sentido y justificación a la existencia; lo escribe sin contrastes: “Yo soy poco amigo de datos y de fechas. Me gusta considerar al poeta muerto en su obra y no me interesa mucho la leyenda ni la historia de su vida, ya que la leyenda y la historia se mezclan y acaba por formar del poeta un ente que nunca es superior a la propia obra”.

(Extracto del prólogo de Aforismos e ideas líricas)



3 comentarios:

  1. Justifica esta entrada la presentación del libro "Aforismos e ideas líricas" en la librería Alberti, de Madrid, con los escritores Manuel Rico y Ángel Guinda. Una ocasión propicia para hablar de la naturaleza humana de Juan Ramón y de su afán creativo. Así que espero la compañía de los amigos con la ilusión de siempre.

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchas ganas de tener este libro de "Aforismos e ideas líricas" en mis manos.

    Allí nos veremos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría me das, querida amiga, porque así puedes elegir con tiempo los aforismos que leerás en Rivas, el día 12 de junio; sorprenderá a muchos la calidad del decir fragmentario de Juan Ramón. El Premio Nobel no solo fue un poeta universal, un magisterio firme, sino también uno de los mejores aforistas de nuestro idioma. Así que muy feliz por tu compañía. Gracias de corazón.

      Eliminar