miércoles, 30 de mayo de 2018

CIRUGÍA PREVENTIVA

Amanecida
Fotografía de
Adela Sánchez Santana


CIRUGÍA PREVENTIVA

   Tenía la realidad tan medida entre ceja y ceja que hubo que extirpársela, mediante una compleja operación de sabotaje. Fue inmediato. Todavía duran los efectos secundarios. Desde entonces, todo es amanecida.

(De Cuentos diminutos)



7 comentarios:

  1. De cuando en cuando hay que cambiar el paisaje de fondo de lo real, ponerle otro marco de colores imaginativos... de inmediato, se notan los efectos secundarios.

    ResponderEliminar
  2. Los efectos secundarios, siempre pasan y quedará una realidad más pacífica y a tu medida. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, María; hay que dejar hablar a los cuentecillos aunque no sepamos cuál es su intencionalidad, aunque parezcan pesimistas y austeros. Tienen su punto de luz, ese viaje interior que deja sitio al destello. feliz día.

      Eliminar
  3. Toda extirpación más que efectos secundarios deja secuelas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas cosas son efectos secundarios, así que ahí andan esas cicatrices de lo real dejando sitio a otras nuevas. Un fuerte abrazo y muy agradecido por tu reflexión.

      Eliminar
  4. Estos cuentos diminutos son una pasada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es una pasada es tu amistad, que siempre que regresa a etos puentes, me llena de alegría. Un fuerte abrazo.

      Eliminar