viernes, 15 de noviembre de 2019

ÁNIMO A FLOTE

Equilibrios
Fotografía
de
Adela Sánchez Santana


ÁNIMO  A FLOTE

A todos los que a diario
abren las manos para que nada se hunda



Si miras con atención el lugar que ocupas, donde estás no hay nadie.



En el apagado discurrir del tiempo, adanes primigenios que aguardan todavía una manzana.


El  verbalismo artificioso encala la escritura, pinta fachadas de víspera de feria.


En la madeja de la gratitud se apelmazan los hilos sueltos.

  
Los viernes aseguran un tedio prometedor, hecho de puntos suspensivos.


 En la poesía bucólica, espontánea colaboración de una coral ecológica: piedras, juncos, pájaros y nubes…

  
La poesía es un yo caligráfico, angustiado por su propia identidad.


Aversión a la lógica. Un pensamiento único y en continuas tareas de agitación.


Sabe aceptar disculpas; mantiene con la sordidez una amistad vitalicia.


La autonomía imaginativa del sueño requiere folios blancos por su inclinación a lo imposible.


El subconsciente poético confía en el potencial de los precursores.


Punto de fuga. Nostalgia de un lugar que no existe.

(Selección personal)



2 comentarios:

  1. Me encantan, José Luis. Hay días es que apetece llegar a ese punto de fuga y que exista el lugar y quedarse allí y no volver...
    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso siempre es posible, querida Sandra, porque el mejor punto de fuga está dentro del corazón; pertenece al refugio más previsor que tienen los sentimientos y nuestras acciones más confidenciales: el yo interior; él es quien da voz a estos aforismos querida poeta. fuerte abrazo y hay que regresar después del silencio. la vida espera en cada calle.

      Eliminar