sábado, 18 de mayo de 2013

EL REAL MADRID Y WILLIAM SHAKESPEARE.



CRÓNICA APÓCRIFA DEL VESTUARIO BLANCO
 
Diario AS
William Shakespeare
pág 13, día siguiente.     


"... Agamenón es un imbécil por querer mandar a Aquiles; Aquiles es un imbécil por dejar que lo mande Agamenón; yo, Tersites, soy imbécil por ocuparme de estos dos imbéciles; Patroclo, en fin, es un imbécil puro..."

Pd.- Con mis mejores felicitaciones para el abuelo Mariano, mi cuñado Rubén, mis amigos Marino, José Manuel Sánchez, y Ainhoa; y con la alegría de que este triunfo del Atleti obliga a dejar el banquillo blanco sin inquilinos. 

4 comentarios:

  1. Fina pluma que obliga a leer, reír y guardar respeto ante el adversario
    -Entiendo que los nombres vienen a cuento del susodicho banquillo blanco-. Hilar fino humor para sacar la sonrisa y dejar al rival desarmado está al alcance de muy pocos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al final de esta historia del blog tengo que conceder un premio al lector más entrañable y cercano, querido Paco ese eres tú, sin ninguna duda.
      Ironía y sensatez para felicitar al adversario, para dejar distancia sobre las circunstancias de un juego que, al cabo, sólo es un juego por más que algunos se empeñen en dar aliento de tragedia.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Verme entre tus citados me enorgullece, en especial en este día de alegría entre los que amamos y sufrimos con nuestro Atleti. Muy inteligente tu crónica. Entre tantas estrellas de pacotilla y dinero, siento ver tanto a los que no saben ganar como a los que no saben perder. Y me encanta que ganen los que sufren y trabajan, que en esta ocasión son además los del Atleti. Por mucho dinero e intereses que haya, hablamos de un juego, nada más que eso, aunque a veces parezca una metáfora de la guerra o la patria o...al menos la tribu, irracional todo, al fin.

    Habrá que recordarles a algunos, como a aquellos generales victoriosos: "Respice post te, hominem te esse memento" (Mira hacia atrás y recuerda que sólo eres un hombre). Que es que algunos dan cuatro patadas y se creen dioses del Olimpo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo, justo justo ese es el sentido de este rescate de W. Shakespeare. Yo también me alegro del triunfo atlético, a pesar de los tres palos.
      Si se quedan las cosas tal como están, me veo emigrando a otros colores.
      La prepotencia nunca es buena; ni en el deporte ni en cualquier parcela vital.
      Un abrazo de sábado.

      Eliminar