lunes, 6 de mayo de 2013

FOTOGRAFÍAS.

Burgos, Javier Cabañero


Fotografías:

Cercado por las formas soy una forma más, de límites inciertos.

Fotografías como poemas  escritos con los ojos.

La imagen fue sincera; por fin mostró su verdadera edad.
 
Colores y formas; asideros referenciales que aseguran un sueño verosímil.

Autobiografía visual: fotografía del fotógrafo.

 

 

6 comentarios:

  1. Una de las cosas más maravillosas de los seres humanos es que nuestros límites son inciertos. Me encanta!!
    No sé si lo destaco porque, en estos momentos de desasosiego personal, necesito expandirme como una diosa sin límites.
    Es curioso observar cómo las palabras encuentran camino libre y fluido, o por el contrario, un muro infranqueable, en función del estado emocional del lector.
    Muchas gracias por tu "provocación" reflexiva. un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Candela, el blog no tendría sentido sin la cercanía cómplice de afectos como el tuyo; sigo esperando ese eencuentro que me permita llevarte NUBES y charlar un rato.
      Estaré en la presentación del jueves en Covibar; si vas me das un toque y nos acercamos juntos.
      La reflexión es siempre el comienzo de la solución. Así que tu sonrisa amanece ya mismo.
      Besos.

      Eliminar
  2. El sueño verosimil de las formas y de los colores, tan ajeno y desprendido de lo nebuloso y gris de las pesadillas.

    Un abrazo

    Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaba la idea de explorar las sugerencias de la fotografía como testimonio de realidad.
      Es verdad que unas veces los aforismos son más atinados que otras, pero siempre queda la búsqueda de la palabra y su sentido.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Hay dos cosas que no podemos engañar, el objetivo de una cámara y el espejo.
    Solo nos queda enfrentarnos a su implacable veredicto de la única manera que nos
    queda: "con la cara lavada y recién peinados"
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Paco, las fotos van dictando la edad real; esa que nos deja el pelo encanecido y cierta resignación para afrontar lo cotidiano.
      Abrazos.

      Eliminar