sábado, 29 de noviembre de 2014

ACERAS HÚMEDAS

Aceras húmedas
Fotografía de Toledo Llaboratory
ACERAS HÚMEDAS

Tras llegar a su destino, los reproches tienden a recorrer el camino de vuelta.

A ras de suelo, como esas difusas teorías que llamamos "mi versión de los hechos"

Las calles acumulan pasos perdidos.

Como un mal poema, el artificio de lo cotidiano exige una multiplicidad de variantes.

Amanecida en una ciudad triste y húmeda. Calles sucias de maltrecha hojarasca. Escasos sitios abiertos donde se cobijan sombras patibularias que piden la última copa. Me cruzo con transeúntes que miran con el gesto hosco de quien percibe al invasor. Y el escritor feliz; ya tiene el argumento para su novela negra.

16 comentarios:

  1. El gran Dashiell Hammett estaría orgulloso de tu poema. Qué más puedo decir...

    Un abrazo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pensé en sus ambientaciones para escribir estos aforismos, querido Luis, que me encanta tu sabiduría lectora y que el gran Dashiell Hammett me dio, al terminar la entrada, una palmadita de asentimiento y afecto. Así que no me quedó más remedio que pagar los cafés. Fuera sigue lloviendo. Se duchan las aceras y mientras cantan con el desgarro de Billie Holiday. Ya. Feliz sábado.

      Eliminar
    2. Feliz sábado y que Hammett, Chandler o Hadley Chase nos protejan.

      Eliminar
    3. Y que Manolo Vázquez Moltalbán y Pepe Carbalho también se unan a la fiesta...

      Eliminar
    4. Nada de eso, Luis Ángel, es para celebrarlo casi al completo.

      Eliminar
  2. Amigo, qué bien sientan estos aforismos recreados en este tiempo otoñal que nos acompaña, siempre recalo en tu blog para recoger fuerzas y más aún en esas aceras mojadas que guardan tantas historias y que tan bien nos has mostrado. Un fuerte abrazo -aquí seguimos con buen tiempo y los paseos por la playa los he hecho una obligación- Feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a tu casa, Paco, a mí -que soy crepuscular y algo mohíno- me sienta bien el otoño y esos paisajes propicios al ensimismamiento. Pero envidio tu mar y los azules limpios. Feliz fin de semana.

      Eliminar
  3. Muy buenos aforismos. Sobre todo el primero encierra una gran enseñanza.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, Jesús, afectivo y animoso; buena gente. Un fuerte abrazo, esta vez con la lluvia cordial de los otoños y con esa hojarasca que habla de un ciclo nuevo por venir.

      Eliminar
  4. La extrañeza y maravilla de lo cotidiano. Nunca los pasos se pierden si encuentran cobijo en un buen aforismo o una tentativa de poema. Sencillamente espléndido, José Luis. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría me das encontrarte de nuevo en estos puentes; sé que el instituto y tu propia creación no te dejan mucho tiempo libre, así que lo primero es darte las gracias. Por otra parte, ya conoces muy bien mi forma de indagar una realidad cambiante y dinámica desde el aforismo, con las palabras que el pensamiento requiere para mirar el entorno y al propio yo. En fin, que es muy grato percibir tu cercanía.

      Eliminar
  5. El otoño es flexible como un junco, de él cuelgan como racimos los poemas. Feliz domingo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, querida poeta, pero estarás conmigo en que su caligrafía es una delicia; hoy escribió todo el día con lluvia y yo se lo agradezco porque pocas cosas me deparan el sosiego de un cristal con lluvia fuera. feliz domingo.

      Eliminar
  6. Hoy de nuevo me pierdo entre tus aforismos que siempre me llevan a ese campo certero del pensamiento. Aquí las aceras también visten hoy grises y resbaladizas como a veces es la vida, pero tan apropiadas para darse cuenta del cuidado que hay que tener para dar un paso. Feliz fin de semana. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz fin de semana, Carmela, el domingo se ha llenado de sol y las aceras lucen limpias, como después de una ducha de optimismo. Un beso fuerte y muchas gracias por tu compañía.

      Eliminar