sábado, 8 de noviembre de 2014

EL OLOR DEL BOSQUE

Paseo por las Hoces del Duratón
Fotografía de Javier Cabañero
EL OLOR DEL BOSQUE

                        Para Irene y Javier

En el seno del bosque un rumor de presencias fugaces. No estoy solo. Están.
Descubro cerca una camaradería secreta entre realidad y geografías imaginarias.

No te equivoques: la razón oposita cada día a magma informe.

Esos gestos inadvertidos que hacen del sol una luz artificial, propicia para hilvanar pasos perdidos.

La orfandad del solitario es el epitelio de la ternura.

8 comentarios:

  1. El Bosque: la entidad sagrada de los primeros pobladores americanos del norte donde habitaba The Weindigo (El que camina en el viento) y otras presencias silenciosas e invisibles. En tu poema, querido poeta, lo insinúas.


    Un abrazo desde el frío y la lluvia de Tierra de Campos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo desde el cielo lánguido de Rivas. percibí hace unos días el bosque en toda su riqueza. El silencio que habla, la pelta cromática del entorno, la hospitalaria humedad que acaricia los pasos... Una experiencia gratificante. feliz día, querido amigo, con rumor de lluvia.

      Eliminar
  2. De tu admirado Ángel González:

    Bosque

    Cruzas por el crepúsculo.
    El aire
    tienes que separarlo casi con las manos
    de tan denso, de tan impenetrable.
    Andas. No dejan huellas
    tus pies. Cientos de árboles
    contienen el aliento sobre tu
    cabeza. Un pájaro no sabe
    que estás allí, y lanza su silbido
    largo al otro lado del paisaje.
    El mundo cambia de color: es como el eco
    del mundo. Eco distante
    que tú estremeces, traspasando
    las últimas fronteras de la tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el poema. Ángel González es siempre un imprescindible. Como el bosque. Abrazos mariscaleños.

      Eliminar
  3. ¡Ah! ¡ cuánto necesitamos hilvanar los pasos perdidos! en este bosque común en el que andamos desorientados y sin valores sólidos que nos arropen. Muchas gracias por tus aforismos José Luis, y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya haiku excelente que dejaste ayer en tu blog. Me encantó, la verdad, como me encantó ver que amigos de Rivas se acercan a tus poemas. Al cabo, estos artigios digitales son buenas estrategias para hallar nuevos lectores.
      Y naturalmente, agradezco mucho, ese paseo común por el bosque sosegado de los afectos. Gracias, poeta.

      Eliminar
  4. En el seno del bosque confluye toda la soledad del mundo con la mayor multitud de presencias. Cada paso del hombre es un busqueda, muchas veces, la búsqueda de uno mismo. Me gusta mucho "tu epitelio de ternura". Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmela, sin duda cada suma de pasos es la búsqueda tenaz de un itinerario a completar con palabras y sueños. Gracias de corazón por tu comentario y por esa reflexión atinada sobre el ser de cada uno. Feliz domingo.

      Eliminar