domingo, 30 de noviembre de 2014

DESPEDIDAS SIN VOZ

 
DESPEDIDAS SIN VOZ
 
              Jamás he sentido un lugar como mío
                                          MARK STRAND
 
Se va noviembre
y somos invisibles.
Mido distancias.

9 comentarios:

  1. Y qué pena que se vaya, así, tan breve, tan discreto. Yo lo escucho marcharse en medio de la lluvia. Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo percibo es esa despedida la frágil armazón de palabras y sueños que cada día va erosionando el tiempo. Un abrazo fuerte, querida Susana, con colores de otoño.

      Eliminar
  2. Y lo que se va, preñado de misterio, no deja de ser excusa de una belleza honda y desconocida. Tu haiku es un buen manual de supervivencia para estos días sombríos de diciembre que se nos echan encima. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu optimismo, Ismael; vivimos un tiempo extraño hecho de pasos perdidos y de destinos en ninguna parte. Pero hay que seguir, al amparo del afecto, en el calor del libro.

      Eliminar
  3. Amigo, cuando te sale de ahí, ni con chaleco antibalas puedes ocultarlo. Precioso el haiku-dedicatoria. Hay comportamientos que engrandecen la magnitud de los hombres, un ejemplo sería éste. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mark Strand es un poeta grande. Aunque haya muerto se queda, querido Paco. Un abrazo con el silencio de la noche encima. feliz semana, querido amigo.

      Eliminar
  4. Volví a casa, pero no era mi casa, dice Juan Bello, un poeta excelente (y joven, y gallego).
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier regreso es siempre la llegada a una geografía mudable en la que nos sentimos extraños. Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. Y el tiempo acelera esa sensación de extrañamiento. Un abrazo, poeta.

      Eliminar
  5. Quizás se vaya Noviembre porque tampoco es nuestro. Abrazos.

    ResponderEliminar