lunes, 8 de junio de 2015

HAMBRE

 
HAMBRE
 
Tienden las manos
y alojan calderilla.
Después, silencio.

10 comentarios:

  1. ...de un mundo que se avergüenza y mira para otro lado.
    Buenos días, José Luis. Feliz lunes, si no dejan.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Loly. La vida está llena de disonancias que causan sonrojo cada vez que nos miramos en el espejo. Disfrutar el domingo con la gente que amamos y contemplar esas fotos en blanco y negro donde el silencio nos dice que están ahí, causa un terrible desasosiego. Gracias por estar, querida Loly.

      Eliminar
  2. El silencio es siempre mucho más rotundo que cualquier voz. Sus sílabas se pronuncian con los ojos y quedan en el aire mucho tiempo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un haiku salido de la entraña dolorida del mundo. Como buen haiku,de forma objetiva sugieres una realidad lacerante y la complicidad de nuestro silencio.
    Mi felicitación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fanny, siempre es grato oir tu voz cerca; no sé si te sucede pero a veces el alrededor desajustado siembra entre las manos inquietud y desasosiego, como si todos fuésemos culpables de esas manos tendidas que apenas piden unas migajas... No sé cómo se permiten todavía esas asimetrías de la realidad. Un disparate. Besos, querida Fanny.

      Eliminar
  4. Un haiku que nos remueve por dentro y nos hace recapacitar.
    Gracias José Luis por tu invitación a l.a reflexión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por esa cercanía entrañable que enlaza amistad y poesía. Abrazos, Jesús.

      Eliminar
  5. Un atronador silencio y aún así, casi nadie lo escucha. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esa falta de respuesta deja el corazón maltrecho y en un continuo desasosiego. Cuánto dice, querida Carmela, la mirada de un niño.Besos.

      Eliminar