viernes, 11 de marzo de 2016

EL NIÑO QUE JUEGA SOLO

Esquina de la soledad

EL NIÑO QUE JUEGA SOLO


   No acaba de encajar en el equipo de fútbol de su clase, como si fuese un puñado de arena fina que se derrama entre los dedos. Se siente pequeño y débil, perpetuo candidato a consumir  las horas de competición en el banquillo. Así que recorre calles solitarias y juega solo, en sitios olvidados por la luz. Allí percibe un poblado universo de voces apagadas. 
   La sombra es una pared lisa que si cierra los ojos se va poblando de mensajes.

(de Cuentos diminutos)




8 comentarios:

  1. Que triste y que tierno a la vez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya sabes que soy un punto quejica, Tracy, para que me mimen los amigos como tú. Pero siempre recuerda aquel aserto pessoano: el poeta es un fingidor. Hoy feliz por los amigos de Albacete que han apoyado la antología RE-GENERACIÓN con el máximo interés. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Es un cuento diminuto que encierra un profunda reflexión. Es una pequeña joya del microrrelato, como todo lo tuyo José Luis.
    Feliz finde,
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra, que tengas un fin de semana estupendo; el mío ha sido mágico, comenzó ayer en Albacete con los poetas que arroparon RE-GENERACIÓN y ha seguido hoy en Cuenca disfrutando del paisaje manchego. A ver si alguna vez coincidimos y disfrutamos juntos de la amistad y de los libros.

      Eliminar
  3. El niño que juega solo, por fortuna, tiene su imaginación.

    Un abrazo y feliz peregrinaje con tu RE-GENERACIÓN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños que juegas solos siempre están en compañía, querida Luz; están llenos de sombras y sueños. Un fuerte abrazo y un saludo cordial en este domingo casi primavera.

      Eliminar
  4. Siempre habrá niños que jueguen solos, y alguna vez será hasta una suerte que lo hagan solos.Puede que algo bueno, alguno maquine. Sorprendente tu cuento, como siempre, José Luis. Largo recorrido para tu Re-Generación. En breve me haré con él. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmela, debo confesarte que los microcuentos son una terapia estupenda para apagar el cansancio crítico y la falta de poesía. Y mil gracias por tu próximo acercamiento a "Re-generación"; es una antología plural que ajusta el foco sobre la última hornada poética. No están todos, claro, pero muchos están. Un fuerte abrazo.

      Eliminar