jueves, 5 de julio de 2018

ALGO QUE DECIR

Calle mayor
(Alcalá de Henares, viaje a la Casa de Miguel de Cervantes) 



ALGO QUE DECIR

De entre los infinitos poetas, yo prefiero
a aquellos que construyen con emoción su obra 
y hacen del arte vida. De los demás descreo

CARLOS MARZAL

  A diario dejaba que su escritura caminase sola, sin roces con la biografía. Para que tuviese en el regreso un abanico de palabras nuevas, sensaciones y vida. Algo que decir.

(De Cuentos diminutos)



9 comentarios:

  1. Me encanta esa idea de dejar independencia a la escritura José Luis, dejar que ella tome de vez en cuando (o siempre) su propio camino para que vuelva renovada y llena de experiencias.
    Quizás es lo que tengo que hacer yo una temporada. Creo que mi escritura se siente un poco aprisionada y sin mucho que decir ahora mismo...
    Gracias siempre por compartir. Feliz día!
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sandra, cada escritor recurre a sus personales estrategias de taller; el cuentecillo da autonomía a la voz literaria frente al trayecto biográfico; pero ya sabes que muchas veces confluyen y establecen un diálogo lleno de vida. Un fuerte abrazo y que tengas unas buenas vacaciones.

      Eliminar
  2. Eso pararse un poco y dejar que la escritura viaje sola, quizás vuelva con ideas nuevas o quizás no vuelva nunca. Feliz verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y seguro que la escritura vuelve, aunque lo haga en silencio, aunque sea un ángulo abierto a nuevas lecturas; yo también te deseo un estupendo verano repleto de paisajes y afectos. Abrazos, Chelo.

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo con Marzal.
    Pero tampoco me importa demasiado que la escritura del poeta vaya por derroteros distintos a su biografía. Ellos, tú, saben, sabes, como hacer la interesante.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que de lo que se trata - y no sé si la teoría es válida o es una simple especulación- es que la escritura no tenga el yo como único protagonista; está bien mirarse el ombligo, pero es bueno, sin duda que la escritura trascienda los límites del yo. Abrazos.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Yo soy del ojo, no de la bala, creo que tienes razón, y digo creo, porque qué sé yo.

    Te abrazo!

    ResponderEliminar
  6. No sabes como me ha emocionado esa foto...

    ResponderEliminar