viernes, 27 de julio de 2018

LA PODA

Correcciones
enciclopedia de jardinería.



PODA
El hielo presentía la hoguera,
La muerte venteó la juventud.

PERE GIMFERRER

   Aplicó su indeleble afán corrector en la poda de un árbol gigante. Afanoso, lo convirtió en arbusto. Reiteró su actitud al día siguiente y logró que la silueta arbustiva mudara en rama. Siguió cercenando aquel relieve hasta que tuvo la levedad difusa de un brote germinal. Desnudo y frágil, el frío de la noche  agostó la mínima resistencia.
 Salvo él, nadie se dio cuenta de aquel nacimiento en la nada. Su aridez buscó senda temprano, para proseguir el despojo en otro sitio.

(De Cuentos diminutos)




8 comentarios:

  1. Tan necesaria la poda y tan letal si no se hace bien... como en tantas cosas de la vida. Me encanta José Luis.
    Feliz finde! Yo hoy a las 3 cuando salga de trabajar comienzo mis vacaciones así que tengo la sonrisa un poco más amplia :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfruta mucho de tus vacaciones, querida poeta, y expande esa sonrisa maravillosa que siempre regala tu amistad. Gracias por el comentario de esta nueva entrega de mis cuentos diminutos... Salud y versos.

      Eliminar
  2. Estupendo José Luis. La poda es al árbol como la decantación al poema. No somos nada sin la naturaleza. En este tipo de cosas estoy trabajando. Cuánta cercanía, amigo!! Cuánta cercanía!Un próximo libro de poemas está haciéndose conmigo bajo el título NADA ES SIN LOS ÁRBOLES. Abrazos poeta, buen día y salud!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazo fuerte, poeta, y siempre encantado de poder seguir caminando por este puente de papel. Yo estoy trabajando en una nueva edición y disfruto con estos minicuentos que llegan casi en silencio. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me recuerda la tala masiva que sufrimos aquí. Imagina una plaza sin sombra en esta latitud.Tu cuento una llamada de atención, un grito para salvarles y salvarnos. Abrazo de estío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María José, un leve grito que advierte de que somos frágiles. Muchas gracias.

      Eliminar
  4. Hay que saber podar. Como bien dice Sandra, si no se hace bien puede desembocar en vacío y catáatrofe. Los hay empeñados en podar la flora ajena con herramientas mohosas.
    Mejor dejar lo propio en manos de un amante de los bonsais, primoroso y atento.
    Magnífico como siempre, amigo.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida poeta, qué bien encontrar tu belleza en el blog, donde sigo cobijando palabras frente al mar. Mis mejores deseos.

      Eliminar