viernes, 10 de enero de 2020

21VEINTIÚNVERSOS, 8 (Revista de poesía contemporánea)

21veintiúnversos / 8
(Revista de poesía contemporánea)
Dirección: Juan Pablo Zapater
Coordinación: Victor Segrelles
Edita: Banda Legendaria
Valencia, noviembre de 2019


UNA VOZ MÚLTIPLE

   En la colonización digital del presente las revistas literarias en papel mantienen un equilibrio muy frágil que solo sigue en pie por algunas cualidades que dan al producto una apetecible singularidad. La revista valenciana 21veintiúnversos, dirigida por Juan Pablo Zapater y coordinada por Víctor Segrelles, cimenta su presencia en una minuciosa confección formal  y en un selectivo núcleo de colaboraciones.
   La cubierta y contracubierta del nº 8 reproducen un óleo sobre lienzo de Martí Quinto; nos parece un verdadero acierto por su contraste cromático y por la pureza airosa de sus líneas figurativas. La grata sensación visual persiste al asomarse a un sumario que aglutina a veinte poetas, casi todos con un amplio itinerario creador.
   Carmen Botello escribe un breve pórtico sobre el quehacer lírico de José Mas. El decir elegíaco recuerda la voz y la palabra, recuenta un legado que se publicó en Renacimiento y que aquí aflora, mínimo, en el poema “Armario de mujer”.
   En este abanico poético resalta la presencia de Francisco Ferrer Lerín, uno de los impagables magisterios de la poesía contemporánea por su constante agitación del conformismo en el lenguaje. El profesor, ensayista y poeta Rafael Morales Barba dibuja un texto sensorial, próximo al simbolismo; Pablo del Barco hace de la siembra de indicios del paseante solitario un guiño de vida y una reflexión sobre la temporalidad. Noèlia Díaz Vicedo añade al discurso poético de la revista una composición en catalán, “Blasfèmia”. Y quien esto escribe deja en el poema “El muro” un desarrollo argumental de ese empeño del poder en alzar fronteras y muros que separan y condenan a un caminar en el desierto. Los que conocen la poesía de Trinidad Gan recordarán la pureza figurativa de una voz que nunca olvida fijar el matiz crepuscular de la madurez, esa línea de niebla que diluye las aristas de las cosas y de los sentimientos. El otoño vital fortalece la mirada a otro tiempo de Francisco Caro, ese afán de germinación y cosecha que hace de las palabras semilla y plenitud. El poema de Reinaldo Jiménez busca la razón del lenguaje, el sentido que subyace fuerte en el sustrato expresivo para codificar significados nunca evidentes.
 La sensación de recuperación de la infancia da impulso al poema de Gracia Aguilar Almendros, mientras que en la poesía de Juan Antonio Bernier late la cadencia del tiempo detenido en un cuadro. Ramon Guillem retorna al catalán para ofrecernos un poema que clausura una idea base de nuestro tiempo de intemperies: la soledad en compañía  Poco a poco, el despliegue del sumario va sumando acercamientos que refrenden la pluralidad del número en su forma de entender el hecho literario en las voces de  Ana María Pérez Díez, Javier Lorenzo Candel, Abel Dávila Sabina, Ramón Bascuñana y Teresa Espasa.
  El número lleva como cierre una nota biobibliográfica de los invitados y el afán intacto de sacar a la luz el sustrato plural de un tiempo poético que diluye monopolios estéticos y gregarismos, que siempre deja espacio para airear en el poema una imaginación activa, un destello feliz.





        

6 comentarios:

  1. Qué bien sabes mirar, qué bien sabes contar, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien me sabe siempre tu amistad, Francisco Caro, ese desvelo de afecto que abraza cada una de tus palabras. Seguimos, poeta, que mañana hay lío literario en Madrid.

      Eliminar
  2. Querido José Luis, gracias por el magisterio que me atribuyes, eres muy generoso. Un abrazo fuerte, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Francisco, es así, eres un maestro y siempre que me acerco a tu poesía aprendo y hallo luz. Fuerte abrazo y un privilegio tu amistad.

      Eliminar
  3. Estimado José Luis, soy Reinaldo Jiménez. Te agradezco mucho tus palabras certeras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Reinaldo, un placer estar cerca de la amistad y la poesía y una alegría encontrar tus palabras en estos puentes de papel. Fuerte abrazo agradecido.

      Eliminar