martes, 11 de mayo de 2021

AUTOBIOGRAFÍA

El Bohodón (Ávila, 2021)
Fotografía
de
Ana de la Parra


EL PUEBLO 

   Una vez fue mi casa. Forjaron sus paredes vulnerables adobes con barderas, y tenía las tejas arcillosas en pendiente para dormir la nieve del invierno. Ya no tiemblan mis manos si recuerdo la cuadra y el lagar, el corral, la escalera tronchada del palomar doméstico y aquel recinto oscuro del doblado, donde mi soledad se desvelaba con las manos repletas de tebeos y los primeros libros. Allí en el pueblo, no sé por qué, siempre me veo como un niño callado, solitario, sin nadie, que  resguarda sus ojos en los frágiles bordes de una página escrita. 

José Luis Morante


4 comentarios:

  1. Bonita, hermosa, remembranza de tu pueblo y de lo que sientes siempre que a él regresas.
    Su nombre Bohodón me lleva a otro de Salamanca, mi provincia y ciudad, el Bodón. Seguro que la etimología es la misma. "esteras", "carrizo"... que seguro es lo que caracteriza ambos paisajes.
    Un abrazo, José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes y un abrazo agradecido por tu amistad; es verdad que los pueblos castellanos tienen una notable afinidad existencial: el silencio, la llanura, los cereales, la voz adormecida del ladrillo y una toponimia singular cuyo significado desconozco. Volver a sus calles es habitar de nuevo el niño que fui. Feliz jornada.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias poeta, por recorrer conmigo en la distancia este itinerario de regreso a la infancia; la niñez es un lugar que siempre se guarda intacto porque sus días no conocen relojes sino asombro. Fuerte abrazo.

      Eliminar