domingo, 3 de febrero de 2013

VERSIÓN AL CHINO. ("El arte...")


El Arte de vivir los lunes (Versión al CHINO)

 
生活在周一的艺术

需要确实的练习和理论的支持,

要知道些谋略

用任意驰骋的个性

修饰日常的平淡。

无数的危机

暗藏在周一初次的咖啡之后

牛奶溢出的香味

简单而明了地宣告着它们的滋长

在工作日里持续蔓延繁衍

我们时刻保持着警惕

是一定的

黄昏的列车

将旅客们带回家

带回朝思暮想的归宿

         【生活在周一的艺术】

 
El arte de vivir los lunes

 
El arte de vivir los lunes
requiere cierta práctica y algo de teoría,
saber de estratagemas y confabulaciones
y adjetivar la prosa cotidiana
con una terca voluntad de estilo.
Incontables acechan
los peligros desde el primer café,
crecen cuando un olor
anuncia escuetamente la leche derramada,
se reproducen con duración de días laborables
y en guardia se mantienen,
tal seguros precintos,
entre los pasajeros del tren crepuscular
que nos devuelve a casa,
al reclamo del lecho hospitalario.
El arte de vivir los lunes
sobrevive y se esconde
en vacuas reflexiones como ésta:
nada es eterno, salvo un lunes.


Postdata:
 
La versión del poema está realizada por dos universitarias chinas de Ciencias de la Información, asesoradas por el profesor Antonio Arroyo, quien pretende difundir en algunas universidades asiáticas el trabajo de autores españoles contemporáneos.                            

 

 

 

 

8 comentarios:

  1. Haciendo patria, si señor, como debe ser. La poesía de lujo,
    en chino no la he entendido, en fin, que si no nos vendemos
    nosotros mismos quien nos va a querer.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, Paco, es un poco mágico ver tus ideas escritas en una grafía tan distinta a la nuestra.
    El trabajo de promoción no es mío; corresponde al doctor Antonio Arroyo, un estudioso de la poesía que hace de su vocación docente un acto de generosidad.
    Como sabes, el poema "El arte de vivir los lunes" es uno de esos textos que más difusión ha alcanzado, tal vez por la complicidad que crea en el lector. Todos sobrevivimos al lunes cada semana.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Aunque ahora para mí los lunes, por mi condición de "jubiloso", ya no son lo que eran (puedo decir, como Don Mendo: "Todos iguales para mí seréis / trece, catorce, quince y dieciséis"), es fácil la identificación con el poema. Parece mentira que esas grafías también vengan a decir lo mismo que nosotros leemos. Enhorabuena, José Luis.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Antonio, nadie tiene el don de lenguas para hacer del planeta una misma identidad lingüística; la traducción permite compartir incluso la apática apariencia de los lunes.
      Disfruta de tu jubilación; yo no sé si llegaré a ella, tal como están las cosas. Pero es domingo y hay que ser optimistas, fuertes, lógicos, y pensar que ni siquiera los lunes son eternos.
      Abrazos

      Eliminar
  4. Muy original tu entrada de hoy. Me has dado pie para colgar yo otro poema mío traducido también al chino por el profesor Zhao Zhenjiang. Pero antes tengo que averiguar a cuál corresponde, imagínate... Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pareció una historia curiosa, María; no sólo por la traducción en sí -que ya es un motivo de alegría- sino por la posibilidad de que el poema llegue a gente con una mentalidad y una forma de vida muy distinta.
      El mío es un poema urbano que habla del agobio de lo laborable; no sé si eso entra en la mentalidad oriental. Pero ahí está el texto, y mi gratitud a las autoras de esta versión.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  5. nada, nada, que sientan en sus letras la invasión cultural europea... se van a enterar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería muy grato que el intercambio comercial tuviese como referente comercial la poesía. Un mundo mágico e imposible, pero leve y frágil.
      Me alegró mucho oir tus palabras y ver que no has dejado en el quirófano tu sentido del humor. Un abrazo fuerte y el deseo de que tu convalecencia se llene de buena literatura.

      Eliminar