lunes, 11 de febrero de 2013

EL OTRO.



EL OTRO.

           (Para ti, claro)
 
La sensación de que me suplantaba fue creciendo de manera firme. Presentí el cambio, por primera vez, una noche en la que acudí violento al ronco gemido de la carne. Amé varias veces, con un deseo lejano a la rutina. Al amanecer, una rugosa cartografía dibujaba mi cara. Desde esa jornada las horas discurrieron en un estar feliz, ingenuo, terco.
Definitivamente no era yo. Descubrí al intruso en mi sillón. Era el otro. No se inmutó cuando le pregunté por mi pasado y no supo qué contestar.

13 comentarios:

  1. Precioso poema en prosa/microrrelato... Una maravilla. Felicidades. Un tema que ya sabes que me obsesiona ademas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, tengo dos o tres nuevos libros que te van a encantar. Una poeta portuguesa joven que es maravillosa y los clásicos vivos que son apasionantes.
      Me gusta mucho que ese tema de la identidad sea compartido, como otras muchas cosas como el afecto y la pasión por la literatura.
      Abrazos

      Eliminar
  2. extraordinario, no le falta ni le sobra...nada...ójala hubo reconciliación entre ambos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Marta, el relato es para ti, claro; no porque sobre o falte buena literatura sino porque siento muy próximo tu afecto y tu amistad y eso es un regalo mucho más grande que un microrrelato.
      En cuanto a si hubo reconciliación en las dos caras de ese yo desdoblado lo ignoro. Mis personajes literarios son mucho más independientes que yo y casi nunca me dictan sus confidencias.
      Un beso fuerte de lunes laboral.

      Eliminar
  3. "YO es otro. Tanto peor para la madera que se descubre violín..."
    O tanto mejor. En todo caso, descubrirse como amante incansable es una suerte. Aunque se quede con tu sillón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar, hace en Madrid un frío que el sillón no se lo presto ni al mejor amante del mundo. Para eso esta Ikea.
      Fuera de bromas, ya me dirás si te han llegado los libros. Aquí en Rivas acaba de salir la reseña que escribí de tu poesía en formato papel en EL MIRADOR, suplemento literario de una revista de la ciudad. Si Ricardo no te lo manda, te lo hago llegar. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hoy no ha llegado. Lo hará mañana, supongo. Ya te lo diré. Y de lo que pare Ricardo como para acercarse con un sobre hasta correos... ya dudo yo, ya.

      Eliminar
  4. Encontraste a tu otro yo, sentado en
    el sillón... ¿y si le hiciste la pregunta
    equivocada? preguntaste por tu pasado,
    ¿qué hubiera contestado si le hubieses
    preguntado por el futuro. . . ?¿ acaso
    sigues siendo tú? ¿lo sabes con certeza?
    Buena entrada me ha gustado mucho,
    perdona pero tengo la manía de
    tergiversarlo todo buscando tres pies
    al gato,¿ o eso es bueno,?
    sea lo que sea me gusta
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscar tres pies es el trabajo natural de la inteligencia, querido Paco, así que eso es muy bueno. Preferí preguntar por el pasado para asegurarme de que era yo. En estos tiempos preguntar por el futuro es un ejercicico temerario. Un fuerte y agradecido abrazo.

      Eliminar
  5. Excelente el juego de ambigüedades, el mejor territorio en el que se desenvuelve la alta literatura. Me recuerda en cierta manera tu microrrelato a 'Continuidad de los parques', de Cortázar. Gran poema encerrado dentro de un relato. Enhorabuena, José Luis. Somos todo menos nosotros mismos. Ya lo decía el gran José Hierro: "Después de todo, todo ha sido nada, a pesar de que un día lo fue todo". Tus palabras son una ventana abierta a la vida.
    Un abrazo.
    Ismael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mejores escritores de relatos del siglo XX son los del otro lado del océano. Qué alegría que ese relato te recuerde a Cortázar. Hace muchos años que no vuelvo a sus páginas; otro asunto pendiente.
      Gracias por estar ahí y suerte con la nueva novela. La buscaré con enorme interés.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Por cuánto dices y cómo lo dices, sencillamente brillante, José Luís.
    Ah, y aunque no comente, no pasa un solo día sin que visite este espacio. Mi tiempo se fragmenta en partículas tan pequeñas y toman direcciones tan diversas y hacia lugares tan imprevisibles, que no alcanzo a abarcarlo. ¡Si en mí estuviera poder frenarlo...!
    Mi enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exageras, Lorni, pero la literatura es un esfuerzo tan tenaz que viene bien una palmada de cuando en cuando. Muchas gracias por el apoyo y la generosidad de dedicarme un poco de tu tiempo. Un abrazo.

      Eliminar