martes, 19 de julio de 2016

MAX AUB. MIS PÁGINAS MEJORES

Max Aub

MIS PÁGINAS MEJORES

  El mapa biográfico de Max Aub (París, 1903-México, 1972)  refleja el nomadismo de un escritor trasterrado que, pese a las complejas circunstancias existenciales, nunca abandona el quehacer literario. Su padre era de origen alemán y su madre francesa; pasó los años de su infancia en territorio francés, se asentó con su familia en Valencia en 1914 y allí comienza su escritura años después, inspirada en el ideario vanguardista; poco a poco se decanta por un realismo político y comprometido que fija su posición republicana y su protagonismo frente al golpismo franquista. Tras la guerra civil es confinado en campos de concentración de Francia y Argelia y solo viajará al exilio latinoamericano en 1942. Su residencia en México propicia una intensa dedicación cultural y un perfil creador que aglutina teatro, novela, poesía y diarios.
  De tan amplia producción hallamos en Mis páginas mejores una antología preparada por el propio autor que ve la luz por primera vez en 1965.  En orden cronológico, como principio organizativo, se acumulan fragmentos de novelas y relatos que miden el talento literario de un escritor prolífico que tardó años en ser reconocido en nuestro país. De esa sensación de falta de lectores se nutre la nota introductoria donde se resigna a ser un escritor desconocido y alejado del público.
  La selección comienza con “Fábula verde”, obra escrita en 1930 y publicada tres años después. Es un largo relato introspectivo en el que resalta la devoción por los elementos naturales de una niña, margarita Claudia, fascinada por una realidad a trasmano constituida por legumbres, verduras y frutos verdes. Un relato cuajado de imaginación con un notable componente mágico en el que el reflejo del paisaje prevalece sobre la realidad diaria. La autonomía textual aglutina referencias argumentales variadas. En los textos breves de “Yo vivo” se explora la existencia personal y sus conexiones con el entorno. El Mar Mediterráneo y los días de playa están repletos de sensaciones visuales. Hay concordancia y aceptación del testigo que toma nota de vivencias al paso. Uno de los momentos álgidos de estas páginas es el relato “El cojo”, cuento ambientado en los años previos a la guerra civil, que dibuja la precaria situación del campesinado andaluz y la jerarquía prepotente de los señoritos terratenientes que imponen sus privilegios en una situación de miseria ancestral. Otra crónica certera del tiempo de congoja que causa el alzamiento fascista es el cuento “Julio Jiménez, autorretrato”. También sobrecoge por su temática sentimental el relato “El limpiabotas del padre Eterno”, cuyo protagonista es un niño de la calle sin demasiada inteligencia que se busca la vida con razonamientos elementales y una encomiable ternura conformista. Ya muchacho, vive la retirada del ejército republicano y el confinamiento de tantos exiliados españoles en los campos de concentración franceses, sometidos a incontables privaciones. Aún así tendrá siempre dispuesta la sonrisa y la mano tendida a los que necesiten su ayuda.Aires de fábula tiene el cuento “Manuscrito cuervo” en el que el ser humano es sometido a un análisis exhaustivo por parte de un cuervo, convertido en estudioso investigador de nuestras carencias; la visión del cuervo constituye una crítica con un fuerte componente de ironía a la individualidad y a ese empeño de prescindir del resto de la naturaleza en la búsqueda de los propios intereses.
  Mis páginas mejores invitan al aprecio de un escritor periférico, cuya obra sintetiza la compleja aportación literaria de la diáspora. Da cuenta parcial de una experiencia personal enfrentada a la dialéctica de la historia y del sentido ético de una conciencia integral que nunca renunció a su ideología, después de la derrota.
 
 
 

4 comentarios:

  1. Muy interesante. Estoy con Aub entre manos desde hace tiempo, concretamente con El Cojo y Manuscrito Cuervo. Con traducciones que se hicieron al alemán. A ver si te cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué grata coincidencia, querida Gema; yo he trazado una línea de relecturas estas vacaciones con autores a trasmano. Y Max Aub, por su significado histórico, merece un primer plano. Te encantará " Manuscrito cuervo", una fábula ética llena de ironía. Un gran abrazo.

      Eliminar
  2. Entre los días de vacaciones y líos mil, hace días que no paso por tu casa virtual. No es desapego. Max Aub merecía una entrada así.Un abrazo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo entiendo perfectamente, querida amiga, no es fácil en el ambiente relajado del paréntesis vacacional mantener la sensación muscular de la escritura. Así que muy agradecido por tus palabras y de nuevo cerquita siempre en los afectos. Abrazos y feliz verano.

      Eliminar