lunes, 18 de julio de 2016

AFORISMOS EN CALMA




En calma

AFORISMOS EN CALMA
 
Cada náufrago reclama para sí la madera raída.

Alguien escribe. Soy parte de la trama. Un personaje episódico.

Estoy aquí, creo, aunque desconozco la ubicación exacta del aquí.

Los aforismos marcan la piel del agua, como la huella frágil de una verdad.

Para la confidencia íntima, personal, directa, un tono de voz sobrio alejado del aspaviento.

Percibo contornos con la precisión ambigua del miope.

Cada día el desconcierto, la indagación sobre una realidad cambiante y fragmentaria.

Con los años el escepticismo muda en benevolencia.

Sucede que regresas cada vez que te nombro.

No sé apaciguar mi obsesión por relojes y calendarios.

En la íntima discordia entre el yo y la nada, tomo partido.

Un nombre propio que acumula letras en minúscula. Nadie, en suma.

Mientras busco, dejo abierta la puerta para el regreso.

                (De Motivos personales, La Isla de Siltolá, Sevilla, 2015)
 

 

 

 

4 comentarios:

  1. Te comentaría uno a uno, pero me temo que no tengo tiempo, ni yo para comentarlos, ni tú para leerlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un disfrute hablar contigo, Tracy, aunque sea en este café digital donde todo es tan soso. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Qué placer es encontrar la palabra de tu pluma... Abrazos llenos de admiración y afecto.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tanto afecto, maría; no sabes lo complejo que es aquí encontrar un sitio de sosiego y soledad para volcarse en el blog, así que tu comentario sabe a gloria, como tu amistad.

    ResponderEliminar