jueves, 7 de julio de 2016

DESPUÉS DE LA TORMENTA



Después

DESPUÉS DE LA TORMENTA

Para los que empiezan cada día, después de la tormenta


Un poeta crepuscular. Olvida a diario las llaves, los artilugios de escritura y aquella temprana conciencia de ser un genio.

 Minucia interna; no encuentro en mi interior nadie en quien confiar.

 Si miras con atención el lugar que ocupas, donde estás no hay nadie.

 En el apagado discurrir del tiempo, adanes primigenios que aguardan todavía una manzana.

 El  verbalismo artificioso encala la escritura, pinta fachadas de víspera de feria.

 En la madeja de la gratitud se apelmazan los hilos sueltos.

Los viernes aseguran un tedio prometedor, hecho de puntos suspensivos.

 En la poesía bucólica, espontánea colaboración de una coral ecológica: piedras, juncos, pájaros y nubes…

Carne tranquila. Senectud.

 En las conversaciones con desconocidos los intermediarios más eficaces son la elusión, la sensatez y el silencio. 

La poesía es un yo caligráfico, angustiado por su propia identidad.

 Aversión a la lógica. Un pensamiento único y en continuas tareas de agitación, como una tormenta de granito.

     (Aforismos de Mejores días y Motivos personales


2 comentarios:

  1. El segundo y el tercero, HOY, no me pueden venir mejor.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tracy, espero que disfrutes de un largo y sosegado verano; yo sigo entre libros, dejando que los sentidos miren hacia dentro y hacia fuera, haciendo puentes entre vida y literatura. Un gran abrazo.

      Eliminar