domingo, 28 de agosto de 2016

UN DESVARÍO MUNICIPAL. CERRAR LA BIBLIOTECA.

Biblioteca (Playa de les Amplàries, Oropesa del Mar)

UN DESVARÍO MUNICIPAL

La biblioteca de Les Amplàries, ubicada en una construcción de madera que nada desentona en el entorno, es la única instalación de este tipo con la que cuenta Oropesa del Mar (Castellón). Ninguno de los enclaves litorales del municipio dispone de un servicio similar para residentes y turistas. En sus dependencias se oferta el préstamo de libros, el alquiler de películas, la lectura de la prensa diaria, competiciones de ajedrez, hay zona wifi y se da cobertura al trabajo del Grupo Asociativo Amplàries, que aglutina las reivindicaciones vecinales sobre servicios, jardines y playas.
Para acallar esa voz crítica el ayuntamiento quiere cerrar la biblioteca con la extraña excusa de “recuperar el césped” para uso vecinal. Es una medida desatinada y caciquil de quien no admite la crítica de la gestión pública y de aquellos que ven en la palabra impresa un peligro municipal.
Soy un usuario antiguo de esta biblioteca y en ella he pasado gratísimas horas de felicidad entre libros, hablando de iniciativas culturales posibles con los bibliotecarios, o alimentando las entradas del blog que es siempre una manera de mantener en su tono muscular a la literatura. En esa zona de las urbanizaciones los vecinos disponen de un litoral verde, complementado con la vegetación natural que llega hasta los campings de Torre de la Sal. Por tanto, no hay ninguna carencia de ese tipo, ni siquiera para que el alcalde ponga en ella su verde sombrilla de prepotencia y sus concejales practiquen la caza indiscriminada de pokemons, esos bichitos digitales que tanto éxito cosechan en la temporada estival.
Es esencial en la gestión pública la claridad, la transparencia y la eficacia, y es bueno que los vecinos expresen sus opiniones y valoren esa gestión porque son el asiento económico de la misma y los destinatarios directos de los servicios públicos. La práctica democrática detesta los monopolios en el poder. La biblioteca no molesta a nadie; es un disfrute que fomenta la cultura y el espíritu libre; por lo que tengo la esperanza, como tantos residentes y veraneantes, de que el ayuntamiento rectifique de inmediato, anule su desvarío y deje en su sitio a los libros. A pie de playa.






2 comentarios:

  1. ¡Qué acémilas son los que nos gobiernan, como si no hubiera más sitios donde recuperar el césped!
    En fín... no conozco la biblioteca no Oropesa, pero por la foto que veo, estoy contigo en que sería un grave error quitarla de ahí, por el contrario sería un ejemplo a seguir en otras playas de nuestro litoral.
    ¡Cosas veredes amigo José Luis!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente municipal debe sufrir alucinaciones varias que transforman un libro en un dinosario peligroso. Imagina el mar con un libro entre las manos, querida Tracy, y entenderás mi consternación ante un gesto de alcalde caciquil que no admite la crítica, ni la opinión de aquellos que buscan siempre en las palabras un espacio para el diálogo. Un fuerte abrazo.

      Eliminar