miércoles, 13 de febrero de 2019

LA GRIETA

La cicatriz
Fotografía de Internet


LA GRIETA

Un muesca en la cal
una negra hendidura sin fondo y al acecho

RAQUEL LANSEROS


   Con terco sosiego, inadvertida, la grieta se adquirió una mañana a la pared frontal del dormitorio. Cuando la descubrí era solo una mota negra, un poso de sombra. Poco a poco aumentó su tamaño hasta convertirse en una acuarela impresionista. A través de su trazo puede verse un paisaje cambiante que en los días ventosos deja en el dormitorio arenas y hojarascas, ramas leves, esquejes de rosales.
   Sobre la pared, la grieta sigue aumentando su caligrafía. Concede a mis sentidos la fugaz sensación de abarcar todo. Hoy al despertarme mostraba un trozo de mar sobre el techo gris y versos de un poema escrito con la espuma.

(De Cuentos diminutos)



2 comentarios:

  1. Me encanta este cuento José Luis, me hace pensar y me inquieta a la vez. Me gusta mucho.
    Un abrazo fuerte para ti!
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo, Sandra, que una de las claves que debe cumplir el cuento es que no se agota en una primera lectura, que siga expandiendo su significado. Como una grieta que es al mismo tiempo ventana y sombra. Un fuerte abrazo.

      Eliminar