sábado, 9 de mayo de 2020

DESDE LA VENTANA

Casa tomada
Archivo
de internet


DESDE LA VENTANA

   Fuera de temporada, como el mar en otoño; así estos  dos meses de encierro en los que la existencia parece un ámbito sin nadie, cerrado por reformas.

   A centímetros del alféizar, el poema se queda suspendido, ingrávido, sin palabras. A veces tose en silencio, como contagiado por un virus.

   Los libros tatuaron mis pupilas. La soledad también.

   Minimalismo cromático. Todo es casa. Los elementos externos han desaparecido. No hay coches, peatones, correo… Alguien me dice que están dormidos en supermercados chinos para un futuro reciclaje. Allí los catalogan y etiquetan para que no se pierda el sentido de la propiedad.

   Perdiendo amigos y borrando muchas de esas solicitudes de amistad digital que solo acumulan hojarasca y silencio; las confidencias me llegan encriptadas. Modo avión.

   En la dinámica relacional de internet acumulo cursos intensivos diarios. En ella el eficiente papel de quienes quieren quedar bien con todos y unen blanco y negro o defienden al mismo tiempo actitudes confrontadas. También  inevitables los practicantes de la estupidez diaria, aunque a veces la formulen con el tono sosegado de quien escribe una tesis doctoral y, como no, los que se ven a sí mismo como espíritus purísimos que hacen inútil  el alquiler del purgatorio...
   Pero merece la pena porque integra la escenografía de la ternura, esa gente incansable que apoya, anima, elogia y comenta, sacando tiempo para la lectura, que hace de cada entrada una conversación de complicidad afectiva. Y debo confesar que noto el afecto de mucha gente. de muy buena gente. Por tanto, muy útil la comuna digital, como esos espacios históricos en los que se adivina una revolución pendiente. La mía empieza nunca.

   Las relaciones personales concluidas nunca traspasan el umbral del olvido. Reconocen a quien las recuerda. Pero establecen una distancia íntima, como esos viajes donde no hay regreso.


(Cuaderno de soledad)




8 comentarios:

  1. Esos viajes sin retorno.

    Tú siempre eres retorno.

    Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo, Gabriela Rosas, y mis mejores deseos en este prolongado encierro que da tanto de sí para notas y poemas, para escribir sin palabras los rincones de la soledad. Feliz jornada.

      Eliminar
  2. Esos rincones dan para tantos, tantos poemas. Abrazos de vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. así es querida Gabriela Rosas, ya te comentaba que son pocos los que saben cuántas cosas se pueden hacer en el encierro; yo tengo la sensación de que mi encierro enlaza con la voluntad cansada de siempre, con ese ir sumando pasos en el aire. Un gran abrazo.

      Eliminar
  3. Que esa luz que se cuela por tu ventana, te siga acompañando a ti y a tus letras. Un fuerte abrazo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus deseos, David Darriba, y ahí seguimos junto a la ventana, con el gesto indeciso de no saber si miramos dentro o fuera. Gracias por tu cercanía, siempre es un regalo.

      Eliminar
  4. "..el umbral del olvido", dices. Ya sé que está mal el citarse a uno mismo, pero hace muchos años escribí un poema que concluía diciendo que "no existe el olvido, tan sólo memoria silenciada." Buen día, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ese es un verso como Dios manda, querido poeta, y no mi tantear entre la incertidumbre; comparto la misma idea; esa sensación de estar en el filo, en la levedad de ese tiempo a punto de ser... Muchísimas gracias por tu comentario. Por tu amistad.

      Eliminar