domingo, 27 de septiembre de 2020

DISONANCIAS AL PASO

Al paso
Imagen
de
WordPress.com


                                                          DISONANCIAS AL PASO

 Todas las formas de gobierno
                                                                                                      (incluida la republicana y democrática)
abundan en graciosas farsas y absurdos,
 pero sus partidarios no lo saben.
MARK TWAIN

 Existe la Constitución para proteger la convivencia, y luego está la política, para desprotegerla.

 El president catalán, en una comparecencia de prensa, ha llamado a Pedro Sánchez presidente de la nación, pedazo de alcornoque. Los presentes han seguido escuchando como si hubiese dicho “buenos días”. Cuando el disparate verbal forma parte de lo diario, lo zafio parece una acera transitable. Aquí me sigue resonando el dislate de Torra, un sujeto que suelo asociable con el estercolero, siempre que el estercolero no se moleste, y me disculpe, por su intachable papel acumulativo.

 Ministros como Alberto Garzón refrendan la idea de que los méritos intelectuales son del todo prescindibles para el ejercicio del cargo. Es obvio que un republicano cuestione la monarquía; pero que avale sus argumentos por sandeces como que el rey no es neutral por una llamada telefónica supone una majadería comparable a sus disfunciones sobre el turismo. Vivió en Rivas, como yo, y tengo la esperanza de que alguna vez acierte, aunque no hay prisa, su fondo de armario mental todavía no ha agotado el cupo de tonterías.   

 Esa inane voluntad líquida de la cerveza sin alcohol es como Más Madrid: un espejismo refrescante pero sin sabor.

El rol de Unidas Podemos en el gobierno está absolutamente desenfocado. El pacto ministerial es una estrategia de estabilidad parlamentaria, un refuerzo programático. No es una erosión ratonil al queso democrático de las instituciones. El alarde ideológico es patrimonio de la infantería militante.

 Para salvarnos de la pandemia se requieren actuaciones médicas, prevención recursos sanitarios. No telas coloristas que acentúan la sensación de blanco y negro.

 La decepción se ha petrificado; es un hábito permanente de la madurez.

 

(Apuntes del diario).

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario