miércoles, 2 de julio de 2014

CONFIDENCIAS.


CONFIDENCIAS

                   Para los que piensan que el futuro
                   está en alguna parte

   En el bar de costumbre soy atento auditorio
de un borracho feliz, adolescente,
cuyo pulso derrama hermosas confidencias.
No son originales,
acaso no pretenden ser creídas.
En su infancia fue víctima de una escuela rural
-el asunto es común y se repite
con alguna frecuencia-
y aprendió a odiar los libros con un odio precoz,
como sucede siempre que aprendemos con sangre.
Memorizó de paso reyes godos,
algo de geografía,
la sibilina historia de Caín,
la prueba de los nueves
y el uso de la m delante de p y b.
Porque nada es eterno aquel encono
se fue desvaneciendo como luz de crepúsculo.
En un hipermercado -limpiando estanterías-
descubrió por azar
el polvo acumulado de los clásicos.
Aquel hallazgo fue clarividente:
quiere ser narrador, o siquiera poeta.
No pone a su deseo ningún sello de urgencia.
Que Cervantes escribiera el Quijote
a los cuarenta y tantos
le hace ser optimista.

      Población activa, Gijón, 1994

10 comentarios:

  1. Social e irónico; cotidiano y descreído. Enhorabuena; José Luis. Han pasado veinte años y la vigencia anida hoy en este poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una confidencia más, Luis, mi atasco de lecturas me obliga a sustituir las habituales reseñas por poemas de otros días. Si estos libros no muestran canas es una buena noticia. Y otra noticia excelente es que sigamos juntos en la amistad y en la literatura. Abrazos y no sabes cuánto agradezco tu comentario.

      Eliminar
    2. Feliz semana Luis, el viernes es siempre una propuesta de posibilidades. la mía está cercana: un largo paseo por Rivas, al caer la tarde y una terreza fresquita para el sosiego de la charla y la cerveza fresca. Abrazos.

      Eliminar
  2. Conforme iba leyendo se iba dibujando una sonrisa en mi cara que no la he perdido a lo largo de la lectura, abundan esos personajes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy, por tu visita y por esa complicidad lectora hacia quienes buscan siempre lo mejor de sí mismos en alguna parte del porvenir. Que tengas un descanso provechoso y feliz.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Sobre todo optimista, querido Hilario, encontrar el futuro en una estantería atestada de polvo es una alegría. Tal vez esté cerquita y nos aguarde. Un abrazo y acusaré recibo de tu libro en cuanto llegue.

      Eliminar
  4. José Luis, he estado ausente unos días y me despisté de la lectura de tus siempre agradables escritos.
    Este me gusta mucho.Nunca es tarde para amar los libros y el saber; el pretender que ese interés surja por la fuerza de la calificación escolar y las sanciones, no da resultado; sin embargo, puede surgir en la madurez cuando uno es capaz de apreciar el valor de la cultura y la satisfacción que proporciona.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo de los libros es personal; cada uno de nosotros llega en una edad y en una circunstancia concreta. Para mi inclinación lectora fueron esenciales los días colegiales y tengo un máximo respeto por aquellos maestros que pusieron ante mis ojos los primeros renglones. Para la lectura nunca es tarde y en la madurez la escritura puede ser una actividad gratificante.
      Bienvenida, Fanny, que tengas un verano provechoso y feliz.

      Eliminar