jueves, 10 de julio de 2014

EN EL LABERINTO

 


EN EL LABERINTO

                                                              A los que siguen dentro, conmigo.
 
   Después de largo tiempo de caminar oscuro y azarosos itinerarios, percibió una claridad tenue al final del pasillo. Supo que sus ojos se abrirían en ese mundo extraño de formas y colores que habrá de confirmar su identidad: si era Teseo o si era el Minotauro. 
   Imprevista llegaba la cita con la luz.

10 comentarios:

  1. Que esa luz se agrande en la contemplación del ser que te nace cada día. Un poema en prosa que conserva un ritmo excelente y hermoso. Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jesús, la literatura inventa laberintos y luego no sabemos salir de ellos. Abrazos.

      Eliminar
  2. Clarividente y hermoso. El alejandrino final, un cierre perfecto. Se presta a posibles citas... ¡quién sabe! (guiño cómplice)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí ando hecho un lío, querido Antonio, corrigiendo algunos aforismos para un futuro libro y feliz por disfrutar con la familia al completo.
      Ya sabes que las citas son siempre rasgos de empatía y se siente uno cómodo con los escritores afines. cada autor inventa sus antepasados literarios. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  3. La cita con la luz es inaplazable. El laberinto, a veces, está en nosotros y ambos personajes se acomodan dentro. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, querida María José, los laberintos de verdad están en nosotros; los exteriores son solo decorados curiosos, geografías visitables.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Percibo estas líneas tan poéticas como ese camino "oscuro y azaroso", lleno de incertidumbre, que se recorre en busca de una idea, de un proyecto, de una razón de ser , de encontrar la salida y, de pronto, salta una chispa que ilumina el camino y se encuentra. Es "esa cita inesperada con la luz", como le ocurre al investigador.

    Me alegro de que estés disfrutando de la familia. ¡Buen verano!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente, poeta; ya sabes que uno no puede estar sin un libro cerquita. Y tampoco sin la palabra cordial de gente como tú; también yo te deseo que disfrutes de los tuyos y que el calor veraniego sea provechoso. Un abrazo y gracias por tu excelente lectura.

      Eliminar
  5. Querido José Luis:

    Veo que todos los comentarios hablan de tu bello escrito como un poema en prosa. Yo lo veo como un relato; inquietante y hermoso; de corte claramente fantástico. Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un microrrelato, de corte fantástico e indagatorio; pero es verdad que hay párrafos con un ritmo poético; no sé librarme de la poesía ni en la prosa.
      Y como escritor sabes muy bien que cada texto establece un diálogo particular con el lector, que siempre escribe su propia versión de lo leído.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu estar.

      Eliminar