miércoles, 9 de julio de 2014

MARÍA TERESA ESPASA. ANTOLOGÍA POÉTICA.

Tanto y tanto silencio
Antología poética
María Teresa Espasa
Prólogo de Ricardo Bellveser
Vitruvio, Madrid, 2014
 
 TANTO Y TANTO SILENCIO

  Tras una larga senda creadora, María Teresa Espasa presenta una amplia selección poemática en Tanto y tanto silencio, con un exhaustivo liminar de Ricardo Bellveser, que apunta ejes temáticos, singularidades y compromisos de la escritura en la búsqueda continua del verbo necesario. Es una edición muy oportuna; contribuye a reactualizar los poemarios de una voz que  ha publicado un buen número de libros y cuyo trabajo intelectual acoge también el estudio ensayístico y la coordinación de antologías, junto a la organización de ciclos literarios o la coordinación de tertulias, encuentros, pliegos de poesía y de la revista Corondel.  
   En esta muestra están representados los distintos momentos escriturales, con mínimas correcciones, en los títulos más antiguos, y se prioriza la última etapa con más textos antologados, y con el complemento de algunos inéditos que dejan las huellas dactilares del trabajo actual. Se ha dicho con frecuencia que un escritor es siempre una mirada redundante que una y otra vez vuelve a los mismos temas, para dejar expuestas sus preocupaciones esenciales. Y María Teresa Espasa no es una excepción porque los núcleos centrales son cuatro o cinco asuntos atemporales que se remozan en la caligrafía de cada poeta.
    La amanecida está representada por Desierto articulado; el conjunto ocupa los estantes de las librerías en 1992. Era un tiempo donde la línea figurativa imponía con fuerza su registro, pero la autora prefiere la senda individual para gestar una lírica reflexiva, en la que el yo poemático actúa como voz desdoblada del sujeto biográfico. En un marco urbano, la mirada introspectiva da cuenta de sentimientos y afanes, recuerdos, sensaciones y pérdidas, porque ese es el sino existencial que protagoniza cada conciencia.
   En la década de los noventa, la etapa más fecunda de la autora, firma otros cinco títulos, entre libros y cuadernos poéticos, El bazar de los insomnios, El gesto habitual de la torpeza , Las flores idílicas, El ocio de la gaviota y Cuando puedas llama. Son títulos que dibujan nítidamente una poesía vivencial, que testimonia el paso incierto de lo diario, amalgama acción y quietud, apuntes sensoriales y pensamiento.
   Toda poesía de madurez conlleva un enfoque elegíaco. El ser transitorio del yo se enfrenta a un acontecer crepuscular hecho de límites y distancias. Tanto y tanto silencio cede sitio en los últimos libros seleccionados al cierzo del otoño, a esa forma de callejear por la incertidumbre que deja en nuestros pasos melancolía y cansancio.
   Por último, clausura el libro un puñado de inéditos. Otra vez el tiempo y su erosión está presente en la descripción de los entornos al paso, de igual modo que las relaciones entre el yo y el otro en un ser que no está nunca ajeno a las turbulencias del presente, al compromiso explícito con lo real.
   Tanto y tanto silencio sigue, con un criterio cronológico, la aportación lírica de Maria Teresa Espasa. Los versos bracean entre la interrogación dubitativa de quien pregunta al tiempo y la asunción de unas pocas certezas que hacen más llevadera la memoria de lo que ya no es. Poesía cálida, emotiva, con la mansa cadencia de una lluvia de otoño.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario