sábado, 21 de febrero de 2015

AMANECER EN MANHATTAN

"Perfil urbano" Fotografía de Hilario Barrero


NUEVA YORK                

A la luz del invierno
un destino de paso en el trasiego
de viajes y distancias.
Voces, bocinas, signos
que llenan los sentidos
de palabras babélicas.

Por un momento somos
esos desconocidos
que doblan las esquinas;
los ojos transeúntes que contemplan
un vértigo de frágil geometría
temblando en el cristal.
Complacido el recuerdo
traza breves apuntes
donde la imagen guarda
su mínima porción de eternidad,
la voluntad de sueño
que debe consumir, voraz, urgente.

El agua es resplandor en la bahía;
un viento de costado
arracima gaviotas en el aire
Tregua de frío.
Errática nostalgia en Central Park.
Tu mano entre las mías,
necesaria  raíz, principio y término,
acaba en ti la plácida deriva.

Después de tanto andar
nunca sé lo que busco.

        Ninguna parte (Sevilla, 2013)
        Ediciones de la Isla de Siltolá



                 

12 comentarios:

  1. Poema cinematográfico; como la ciudad que te lo ha inspirado.
    Un abrazo, querido José Luis; en el cine tenemos parte de nuestra salvación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad, Luis Ángel, ya lo dijo Luis Eduardo Aute y además puso música a su reflexión: los sueños cine son. Pero además los sueños son paisajes concretos. Hace unos años viajé a Nueva York y su arquitectura me empequeñecía a cada instante. También me daba muestras de una quietud estética admirable. Así nació este poema que crece con la fotografía de mi amigo Hilario Barrero, quien ha hecho su casa en N. Y.
      Un abrazo y siempre bienvenido a este puente con letras.

      Eliminar
  2. A través de tus palabras he hecho un viaje maravilloso en un día que ha amanecido totalmente nublado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa imagen de Nueva York, querida Tracy, siempre ha sido un detonante para mi memoria. Fuimos a la ciudad cuando mis hijas eran pequeñas y ellas han regresado al cabo de los años, como si el paisaje urbano fuera un espacio común para medir el tiempo. Un fuerte abrazo, aquí con nubes y claros, como la vida.

      Eliminar
  3. Cómo me gusta tener este poema en papel, poder tocar y oler la hoja donde está escrito...
    No conozco NY pero los que tenéis el don de la palabra hacéis que pueda sentirme un poco allí a través de vuestras letras.
    Me encanta este poema. Y al final, esa duda existencial, la meta que no se sabe cuál es, el fin último de todo...¿qué buscarás José Luis, qué buscaremos?, ¿será lo mismo?, yo creo que si no es lo mismo se parece bastante...mientras tanto, disfrutemos únicamente del viaje y del paseo.
    Gracias!!
    Un abrazo,
    Sandra Sánchez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, querida amiga, el poema está en el poemario NINGUNA PARTE, así que ya lo tienes cerquita en papel, en la página 39. Es la historia de un viaje personal que encuentra a la ciudad pero que deja en el itinerario las mismas dudas del primer paso. Gracias entrañables por tu lectura.

      Eliminar
    2. Sí sí Jose Luis lo sé, ya lo había leído en el libro, por eso te decía que cómo me gusta tenerlo... Para mí el papel es especial, la pantalla (aunque útil) no se le puede comparar...
      Gracias otra vez por tu libro Jose Luis, me encanta!

      Eliminar
  4. Coincido contigo, querida amiga, en la textura del papel, en esa cercanía que invita al despertar de los sentidos. Lo digital siempre es más frío. Un abrazo y gracias por estar cada día.

    ResponderEliminar
  5. El resplandor del agua es el mismo y distinto en cada río.
    En ella fluyen todas nuestras búsquedas.
    Feliz fin de semana amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Jesús, y como decía Heráclito, nadie se baña dos veces en el mismo río. Así que hay que aceptar lo transitorio y seguir viaje. Feliz fin de semana.

      Eliminar
  6. Un poema muy visual. Hermosísimos los dos últimos versos. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Describe un paseo real, hecho de sombra y sueño, que he recuperado al cabo de los años. Carmela, después de tantos viajes, uno descubre que nuestros pasos cierran una trayectoria circular y ojalá ese círculo sea Ítaca... Abrazos, poeta.

      Eliminar