martes, 8 de septiembre de 2015

LA HORMIGA Y PROMETEO


LA HORMIGA Y PROMETEO

   Algo sucede sobre el suelo terroso. Una hoja amarilla se desplaza un trecho, se detiene, prosigue. Debajo, una hormiga laborea con un peso cien veces superior al suyo. Llega a la boca del hormiguero pero la angosta entrada no permite seguir. La hormiga suelta su carga y traza de inmediato una línea de regreso hacia la tersura gastada de otras hojas. Tienen las características de la primera y exigen similares maniobras hasta llegar al montoncillo de arena. 
   El viaje no ha ensanchado el mínimo conducto. El proceso se reitera y la búsqueda de hojas secas continúa mientras desiste mi atención. El afán de la hormiga se hace hábito. Tiene la identidad de Prometeo. Ha convertido el absurdo en una ley física.

8 comentarios:

  1. No es labor vana José Luis, todo trabajo tiene su recompensa aunque quien lo realice no llegue a verlo. Otras hormigas trocearán la hoja y harán posible que encuentre el fin al que estaba destinada.
    Martes. Inicio de curso. Mucha felicidad y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se llama mirar el futuro con los ojos claros del optimismo. Me alegro de que sea así. Un fuerte abrazo y mi gratitud por tantos días de afecto verdadero y complicidad. Que tengas un buen día.

      Eliminar
  2. Muy interesante tu observación del hormiguero, también son poéticas estas tareas de dificultad y constancia, como las nuestras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, espero que tu verano haya sido mágico y que regreses con los ojos llenos de nuevos versos. Siempre es una alegría percibir tu presencia y ver en el blog tu caminar continuo por la poesía. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Siempre se ha hablado de la laboriosidad de la hormiga, pero nunca de su trabajo compartido del que parecen que tienen la patente las abejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tracy, feliz regreso a estos puentes. El fabulario animal es siempre un pupitre para nuestra atención. Percibir es aprender. Un gran abrazo y, como siempre, encantado de oír tu voz.

      Eliminar
  4. Me dejan fascinada las hormigas en su gran capacidad de organización, fuerza y constancia y y tú con esta entrada.
    Un beso de anís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara, el fabulario animal reclama una buena tertulia con los amigos. Claro que sí. me alegra saber que al comienzo del curso tu cercanía y tus opiniones regresan con el aire cálido del verano. Un gran abrazo.

      Eliminar