viernes, 4 de septiembre de 2015

CHUPITO EN BÉJAR POR ROLAND BARTHES

Luis Felipe Comendador

CHUPITO EN BÉJAR POR ROLAND BARTHES

   Hay sabidurías que convierten la crítica literaria en un aula magna, amueblado con el roble de la solemnidad. Roland Barthés, por ejemplo, Y hay poetas que recorren sus páginas como si escucharan un trueno lejano, que dicta el socorrido comentario vecinal: "Parece que va a llover...". Como Luis Felipe Comendador, también por ejemplo. No conozco a nadie más inmunizado frente a las biblias de la erudición que él suele convertir en el grado cero de lo prescindible. Y sin embargo, el escritor vive entre libros, respira tinta de nuevos proyectos y pronto cumplirá treinta años de íntimo trato y convivencia estable con la literatura.
  Así que mañana en Béjar para celebrar el centenario, más o menos, nos tomaremos juntos ese obligado chupito por Roland Barthes.  Y todo lo demás, literatura.

6 comentarios:

  1. Luis Felipe es un bellísima persona; de una enorme generosidad. Un lujo como amigo y como editor.

    Un abrazo, querido José Luis. Y disfruta en Béjar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es amigo, y mira con tanta distancia el aderezo culturalista que te crea problemas de conciencia. Su generosidad la conozco tanto que solo me cabe dar las gracias a diario.
      A ver si tiene suerte y sus proyectos solidarios continúan hasta encontrar un puerto adecuado. Hablaremos de ti en la muy noble y muy leal ciudad cervantina. Sin Duques, pero con la amistad como mesa camilla. Un abrazo entrañable.

      Eliminar
  2. Pues me uno simbólicamente al chupito por Roland Barthes, autor al que admiro. Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo tendré en cuenta poeta; el estructuralismo del crítico viene bien para trazar algunas coordenadas que analicen la creación. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un verdadero placer tenerte en mi casa, amigo. Te quiero un montonazo.

    ResponderEliminar
  4. Uno sospecha que la felicidad existe y cuando la encuentra no quiere volver... Béjar está en el corazón, esa víscera que no necesita demasiadas palabras. Gracias, Luis; fue genial.

    ResponderEliminar