viernes, 5 de febrero de 2016

INTERROGATORIO



EN FAMILIA

   En casa no nos gusta incomodar a nadie, señor comisario. Las cosas son como son. No hay más indicios, pero todos buscábamos algo. Mi madre buscó siempre el sosiego en la farmacia; mi padre en la mudez de un cigarrillo, convencido de que el cansancio y el frío están en las palabras, pero son otra cosa; mi hermana, cuando niña, en el reclinatorio de la ermita y después en la esquina más rentable del polígono sur. Yo que no busqué nada, encontré un libro y en él sigo.
  Vivimos juntos el abuso feliz de sentirse en familia. Repare usted que en nuestra casa los sueños nunca dieron ningún paso. 


          (Del cuaderno Cuentos diminutos, Nueva York, 2015)




3 comentarios:

  1. Hola Tracy, el viernes se despertó con aire de interrogatorio. Ahora es mediodía y tiene otra luz, como si intuyera la cercanía del carnaval. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan estos relatos mínimos pero que golpean fuerte. Gracias,

    ResponderEliminar