lunes, 1 de febrero de 2016

PEDRO OJEDA ESCUDERO. PIEL

Piel
Pedro Ojeda Escudero
Lf  Ediciones
Béjar, Salamanca, 2015


ENTRE DOS CUERPOS

   Frente a quienes prefieren el pulso juvenil como momento aconsejable para la práctica versal, la voz de Pedro Ojeda Escudero (Valladolid, 1963), poeta, ensayista y profesor universitario, fecha su amanecida en 2013 con el poemario Esguevas. Era un libro sensorial, con poemas que hacen del diálogo cordial con el entorno natural razón de escritura; cada paisaje es siempre geografía humana, ánimo que enuncia estar otoñecido y primavera. El escritor prosigue viaje con Echo al fuego los restos del naufragio, un volumen más intimista, y con el libro que ahora comento, Piel, dos ediciones del incansable poeta bejarano Luis Felipe Comendador.
   No viene mal para adentrarse en la espesura lírica de Pedro Ojeda Escudero visitar el blog “La acequia”, una iniciativa digital miscelánea que aglutina textos, reseñas e incidencias reflexivas sobre la rutina diaria y que sirve de guía lectora de El Quijote. Con todo, Piel es un mural que invita a la contemplación sin intermediarios, porque tiene el tono de voz de la confidencia y la cadencia cercana del intimismo compartido. Así nace una lírica despojada que expone el río secuencial de lo vivido. En ese estar diario a la intemperie, los sentimientos se convierten en raíz sustentadora, en soporte que aguanta la condición transitoria de la identidad. El yo se hace otro cuando tiende sus puentes y escribe una estela en el agua que no se borra, sea cual sea la fisonomía del cambiante escenario en el que sembremos nuestros pasos.
  El ámbito interior se va enriqueciendo con las percepciones acumuladas en el trayecto temporal que siempre nos advierten de la fragilidad de la belleza. Casi paradójica resulta en el poema “Abrazarte con fuerza” la estampa veneciana. El laberinto urbano multiplica un irrepetible patrimonio arquitectónico que registra la sobria belleza de la piedra; pero la marea sube y la inundación de los canales advierte al paseante que la erosión prosigue y que el desgaste pone entre las piedras un tacto crepuscular; también el arte tiene fecha de caducidad. Esa tenacidad del tiempo y su persistente vocación de derrumbe es asunto argumental que se reitera en distintos textos de Piel. La memoria del ahora conexiona, mediante la evocación, con el pasado y el regreso de lo vivido ahora difunde un rostro fragmentario, cubierto a veces por la silueta gris de la incertidumbre. Eso concede al amor, a la piel cálida y habitable de la compañía una condición de refugio y una textura de esperanza, un conocimiento de que la muerte solo se hará presencia cuando los hilos de luz olviden los sueños, o cuando la rutina sea incapaz de descifrar los caminos que marcan las huellas de la piel que son indicios claros de viva realidad: “Extensión del misterio:  / campo de dientes, labios / y torpeza de dedos, / tímida exploración de los secretos. / Cotidiana dulzura de la piel / recorrida, mordida y arañada: / comunión de sentidos. / Abrazarte, fragancias, besos, vida “.
  Se hace tangible el afán celebratorio de quien busca desprenderse del traje de invierno bajo la luz de abril. En Piel los versos olvidan la retórica del hermetismo para salir al día con un lenguaje necesario, nítido, consistente. Con él, se expone a todos que, en medio de la lluvia, la vida entera cabe en un abrazo: “El agua te llegaba hasta el tobillo. / Habitabas las hoces / con la serenidad de quien se sabe / a salvo entre los chopos “. Eje de simetría que pone en la piel la distancia más corta entre dos cuerpos. 


      


7 comentarios:

  1. El amor, la amistad y el cariño: esa es la piel que debemos celebrar en estos tiempos. Todo lo contrario de lo que vemos cada día en los medios de comunicación. No sé si así saldremos adelante, pero hay que intentarlo. Gracias por tu cariñosa reseña, querido José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, poeta, por estar siempre cerca en los afectos y en los libros. Es verdad, impacienta tanta intemperie en el entorno. Por eso la inmersión directa en lo sentimental es ponerse a resguardo, abrir las ventanas a lo diáfano. Feliz jornada y enhorabuena por tu libro.

      Eliminar
  2. Estuve en Candelario en la presentación del libro de Pedro "piel" y el escuchar sus versos en su voz tranquila, pausada, en sus palabras precisas y cercanas, rozando nuestra piel, fue como si de un abrazo se tratara.
    Ya le dediqué un poema que titulé " Inolvidable".
    Siempre escribiste buenas reseñas de los libros que te han gustado.

    Un abrazo
    Luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que siento el mismo afecto que tú por Pedro y su trabajo literario. Así que me alegra tu cercanía y este reencuentro después de tantos años de literatura. Un abrazo entrañable. Y feliz día.

      Eliminar
  3. Existen poemas que te atrapan directamente pero cuando lees una reseña que los desmenuza tan hábil e intuitivamente, entiendes porqué los poetas tienen un alma única. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gran abrazo desde Rivas todavía con las páginas abiertas de "Piel"; no tengo yo tan claro que mis lecturas sean tan meritorias. Sí en cambio constato que siempre es un privilegio percibir la cercanía de lectores amigos como tú. Un gran abrazo.

      Eliminar
  4. Gracias, José Luis, yo necesito ayuda para estos temas. Para comprenderlos mejor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar