lunes, 22 de febrero de 2016

MIGUEL VEYRAT. PASAJE DE LA NOCHE



Pasaje de la noche
Miguel Veyrat
Barataria, Poesía, 2014


RAZÓN Y DESEO



   El poblado itinerario creador de Miguel Veyrat (Valencia, 1938) aglutina más de quince entregas poéticas. En su pautado desarrollo en el tiempo se desvela un ideario estético de búsqueda que mantiene como coordenadas centrales un sustrato culturalista y un hondo sentido de continuidad en el tiempo. Esta actitud ante el lenguaje y a su sentido intercultural arranca en el vivero novísimo y prosigue hasta el ahora. Son rasgos que suelen resaltarse en los textos de apertura de sus poemarios. Así lo enuncia Jacobo Muñoz en el prólogo de Pasaje de la noche , obra que ve su amanecida en 2014.
   El crítico define la experiencia estética del poeta valenciano como praxis de “una conciencia vigilante que se enfrenta al “infranqueable abismo” que se abre entre el sujeto –el yo- y el mundo”. Nace de este taller del lenguaje un espacio de conocimiento que ha de recorrerse con la brújula tenaz del pensamiento. Vislumbramos en Pasaje de la noche una poética  de textura metafísica que busca sus manantiales  genesíacos en magisterios como Rilke, Valente, o en el pensamiento crítico de Heidegger, por citar solo algunos magisterios que se exponen con transparencia.
   Desde un escenario nocturnal, las palabras dan voz a la carencia. El sentido ontológico del ser define una sensación de naufragio. Quien habita la nada está sometido a un deambular desnudo, cuyo sentido a veces se oculta; de ahí el continuo bucear en la indagación y la sensación de desamparo en la que yo toma conciencia de habitar un espacio a la intemperie.
   En ese estar agónico hay que atender, con la conciencia despejada, al rumor en el que cobra impulso la palabra poética. El poema se va gestando entre tanteos, abre sendas, deambula entre linderos desvaídos sin descubrir entre las múltiples bifurcaciones la claridad del destino propicio.
   Esa necesidad de decir, aunque no amanezcan respuestas, pronuncia una actitud despierta, de sujeto activo; el yo es consciente de que no puede vencer al tiempo y de que su función cognitiva se pierde en una línea de niebla que aglutina contornos y horizontes.  Así se va marcando un rostro en el espejo; son los destellos de una identidad moldeada entre desapariciones y pérdidas, erosiones y cambios; estelas que abren inadveridos propósitos baldíos; son los itinerarios de regreso de un pasajero impaciente que en su laberinto existencial hace suyo aquel verso de Hölderlin: “lo que permanece lo fundan los poetas”.



11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Así es, querido amigo, "Pasaje de la noche" es un libro nocturnal, sobre la incertidumbre de lo existencial. habitamos laberintos y la puerta solo se franquea desde la poesía. ese es el legado esencial de Miguel Veyrat, un poeta cuya voz acompaña. Muchas gracias por estar cerquita.

      Eliminar
  2. Un lungo error in ceco laberinto…. Gracias de nuevo a ti. A Jordi ahora mismo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, nada es más grato para un crítico que percibir en la senda lectora compañía y afecto. Gracias también por asomarte a estos puentes que son un diálogo plural en torno al libro. Feliz jornada.

      Eliminar
  3. Qué estudio tan profundo y completo has hecho, querido José Luis, de uno de los libros que tengo s mi lado y estoy leyendo. Me ayuda mucho la reseña. Muchas Gracias..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lectura crítica de Veyrat es siempre un diálogo silencioso, querido Hilario, un escuchar el rumor del verso hablando de búsquedas y tanteos. Así que te agradezco tus palabras porque no es una lectura fácil. Ojalá el libro te guste tanto como a mí. Feliz jornada.

      Eliminar
  4. Tu lectura querido Hilario es un regalo añadido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, ese círculo de tiza de los afectos que va rodeando el trabajo literario resulta siempre una plaza abierta a mediodía. Así que me alegra saber que los dos compartimos la entrañable amistad de Hilario Barrero, siempre cerca, aunque viva al otro lado del océano. Feliz jornada.

      Eliminar
  5. Buena reseña, José Luis. Paisaje de la noche es un libro excelente. . Un abrazo para ti y otro para Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Luis, agradezco mucho tu visita a estos puentes; es siempre mágico saber que aquellos libros que nos hablan en voz baja prodigan también sus confidencias en amigos cercanos como tú. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. José luis! No había visto tu entrada. Un fuerte abrazo. Recuerdo tu generosa reseña de "Pasaje de la Noche"

    ResponderEliminar