miércoles, 14 de septiembre de 2016

ÍCARO Y LA NECESIDAD DEL MITO

Perspectiva Ícaro


A VISTA DE PÁJARO

                            Para Rosario Troncoso

Ícaro vuela
con precisa rutina.
Olor a cera.




7 comentarios:

  1. El magnífico ensayo de Luis Bagué ha creado efectos secundarios, por ejemplo reforzar la necesidad del mito; buscar la visión poética de la realidad, aunque cerquita huela a humo. La perspectiva Ícaro es una estrategia muy eficaz contra el desencanto.

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema de Rosario Troncoso. Gracias, José Luis, por hacerme descubrir tantos y tan buenos poetas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Querida Isabel, eres muy amable al atribuir mi haiku a Rosario Troncoso; creo que el error proviene de la dedicatoria: he dedicado este pequeño texto a Rosario Troncoso porque es una autora que admiro y quiero; ayer se quejaba en la red de las aristas de lo real y sus cicatrices, y me ha parecido oportuno incidir en la necesidad de preservar nuestros sueños, aunque algún día desaparezcan. Hay que mirar las cosas desde la perspectiva Ícaro, es decir con visión poética.
    Por cierto, la autora te encantará, en los hermosos libros de Siltolá está su último libro "Transparente". Un abrazo, Isabel, y mucha suerte en tu presentación en Madrid.

    ResponderEliminar
  4. Aunque amenace el abismo hay que seguir volando en pos de los sueños.
    Que nunca dejemos de compartir sueños y contar historias, aunque se derritan nuestras alas en el intento.
    Todo mi cariño José Luis, y una sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Loli, tienes razón: los sueños anticipan la amanecida aunque alrededor todo sea sombra. Sigo viendo tu empeño en llenar los días de vitalismo renovado y es una gran aventura la que protagonizas. Aquí sigues muy cerca. Lo sabes muy bien.

      Eliminar
  5. Hay que volar sin acercarse demasiado al sol.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Simplemente hay que volar, Tracy, y que el sol dicte sentencia cuando le apetezca. Que los límites los pongan otro: los sueños necesitan cielos abiertos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar