viernes, 9 de septiembre de 2016

LOS OTROS PASOS...

En el parque
Fotografía
 de
pampanos wordpress.com

LOS QUE ESPERAN

   Llegan temprano al parque desde algún itinerario común y repetido. Caminan lentos, con un rumor de brisa en los zapatos y los ojos clavados en el suelo. De vez en cuando relatan vidas improbables, hechos que ahora parecen tangenciales y oscuros. Cuando están en el parque nada ocurre, pero son más ellos, con la vista fija en ese oficio que tan bien conocen: esperar. 


10 comentarios:

  1. Cuánto me gusta esa mirada sobre la vejez...lo de las vidas improbables es un acierto, yo veo eso en los viejos cuando hablan de sus vidas, y también lo de la espera. Precioso texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Isabel, nada sugiere más ternura que la belleza crepuscular. Y los años van dejando a nuestro alrededor identidades en ese tiempo. Así que comparto plenamente tu reflexión. En un acontecer marcado por la prisa diaria ellos tienen el monopolio de la calma, el vano abierto de la espera.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, querida amiga, lo sentimental es una piel cálida que nunca debería envejecer, así que feliz si mis palabras te han dejado un tacto de ternura entre los dedos.

      Eliminar
    2. Toda la ternura, amigo.
      Bella estampa escogiste. Precioso texto, sigo con la mirada en el suelo y la mano en el pecho.

      Gracias a ti,

      G

      Eliminar
  3. Reitero mi gratitud, Gabriela; al cabo -ya lo he dicho más veces- la literatura no es sino una conversación a media voz en la que cada texto busca con empeño su lector ideal, la retina feliz que lo cobije. Que tengas un gran día.

    ResponderEliminar
  4. Cuánta emoción y sensibilidad en esas cinco líneas. Gracias, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un mero acto de justicia, querido Antonio; estamos en esa edad de puente entre la madurez y el crepúsculo, y cada vez entendemos mejor el esfuerzo que hicieron por nosotros, esa tenacidad callada que dejó en cada gesto un poco de vida, una ilusión por cumplir. Un gran abrazo.

      Eliminar
  5. ... Y ojalá que algún día engrosemos ese número de paseantes. Señal de que hemos llegado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Tracy, hay que aceptar con la sonrisa firme el sitio en el parque que el tiempo nos depare. A ver si es posible que ese sitio se pueda compartir con la gente que queremos, con esos pasos que sonaron reforzando los nuestros. Un gran abrazo.

      Eliminar