miércoles, 22 de agosto de 2018

FONDO ABISAL

Playa de Morro de Gos
Fotografía de
Adela Sánchez Santana


FONDO ABISAL

                                                             Si un instante se queda, si te llama
                                               a su pasividad acogedora,
                                                   no temas, tú también mereces
                                         dejarte ir y desaparecer.

                                                                             JUAN MANUEL ROMERO

Fondos oscuros
de mapas abisales.
¿A quién esperan?

  


6 comentarios:

  1. Ha sido una mañana de esfuerzos baldíos; casi ninguna de las cosas que he intentado ha salido bien,ni siquiera con la ayuda digital de Javier Cabañero o con el ánimo incansable de Adela. No sé. Todo parecía un fondo abisal...

    ResponderEliminar
  2. Arriba, amigo, hacia la superficie que el aire es nuevo. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis, toca apurar los últimos días para volver a casa que hay mucho trabajo pendiente. espero que la superficie tenga mejor luz porque el fondo abisal del día me ha frustrado algunos proyectos y me ha dejado un pésimo sabor de boca. Abrazos.

      Eliminar
  3. Qué tiempo tan aprovechado el que se dedica a contemplar el mar, verdad José Luis?
    Me encanta todo, la foto, los versos de entrada, tu haiku...
    Feliz día!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sandra, llevas en tu sonrisa un optimismo habitable que pone luz a cualquier abismo, así que muy agardecido por esa dosis generosa de optimismo y poesía que dejas en mis puentes de papel. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Amigo, el verano es así; carece de vestigios palaciegos y se hunde en el abismo de la banalidad, o eso creo, de todas formas disfruta de ese placer que sobreviene cuando nada sale bien y todo queda al libre albedrío de quien sabe que todo volverá a la normalidad, tarde o temprano. Un abrazo cuando septiembre es ya una sombra aparente.

    ResponderEliminar