viernes, 10 de agosto de 2018

EN EL PUENTE DE PIEDRA DEL VERANO (Entrevista)

Son los ríos...
(Paisaje escocés)
Fotografía de
Javier Cabañero Valencia

EN EL PUENTE DE PIEDRA DEL VERANO

(Entrevista a José Luis Morante)

María  Eugenia B.
Oropesa del Mar, Castellón, agosto  2018

¿El mar es un bolero?

Cualquiera que se acerque al mar en las primeras horas de la amanecida y recorra el suelo húmedo y arenoso, escucha de inmediato un chorro de voz repleto de emociones y el teclado azul del pianista…

¿Es posible la lectura bajo la sombrilla?

Los sentidos están sometidos a una intensa terapia visual; la lectura se disgrega, se ralentiza, se fragmenta y cuando retorna prefiere las formas breves: aforismos, microrrelatos y naturalmente los poemas.

¿Qué títulos en su mochila de verano?

Traje un par de bolsos porque desconozco todavía cuando regresamos a la rutina, y entre ellos está la poesía completa de Karmelo C. Iribarren, que es una esquirla contra cualquier aburrimiento y contra el spleen del verano; también la obra poética de Bruno Montané Krebs, muy bien editada por Candaya, y algunas revistas literarias en papel… Además, mis hijas vienen a vernos el fin de semana y nos dejan en las manos los libros que dormían en el buzón de casa…Aquí también hay que comprar nuevas estanterías.

¿Sigue conectado a la actualidad literaria?

Sí, no soy capaz de vivir la literatura a tiempo parcial; como le comentaba hace unos días a mi amiga, la poeta Gabriela Rosas: para mí la literatura es media vida, la otra media también. Por tanto, dedico algunas horas de la mañana a trabajar en proyectos acordados y con fecha de entrega, respondo el correo y de cuando en cuando escribo algunos aforismos y reseñas…

¿Cómo va discurriendo la marea poética?

Como el monstruo del lago Ness, el nombramiento de Luis García Montero como Director del Cervantes ha prodigado posicionamientos, más personales que literarios, y he seguido desde aquí algunos encuentros poéticos que son siempre vías de promoción para iniciativas independientes a las que me siento muy vinculado… También procuro borrar distancias con las voces de Venezuela, cuya realidad política y social es ominosa, y con los espacios creativos de México y Puerto Rico, donde tengo muy buenos amigos.

¿Sigue su trabajo crítico sobre  el puente de piedra del verano?

No tengo más remedio; debo entregar dos ediciones en octubre y aunque su formato final estará listo en septiembre, no descuido los afanes correctores ni las notas. Así que mi voluntad literaria prosigue los senderos habituales… Camina a solas y despacio. 

      


No hay comentarios:

Publicar un comentario