martes, 6 de noviembre de 2018

AUTOBIOGRAFÍA EN BLANCO Y NEGRO

Las torrebanas
(EL Bohodón, Ávila)
EL PUEBLO


   Una vez, fue mi pueblo, mi casa, mi lugar.  Forjaron sus paredes vulnerables adobes y barderas. Alineaba sus tejas en pendiente para dormir la nieve del invierno. Ya no tiemblan mis manos si recuerdo las torrebanas y el manso dormitar de la laguna, si me adentro en mi casa y recorro callado la  cuadra y el lagar, el corral, la escalera tronchada del palomar doméstico y aquel recinto oscuro del doblado.
   Allí en el pueblo - no sé por qué- siempre me veo como un niño callado, solitario, sin nadie, que ha aprendido a leer con extraña impaciencia y resguarda sus ojos en los frágiles bordes de una página escrita. 






3 comentarios:

  1. En este recuerdo no hay ninguna tristeza, sino una forma de ser y de estar. Estoy muy agradecido a aquellos años en El Bohodón donde se despertó muy pronto mi pasión por la lectura. Una pasión que vertebra mi vida, que sigue pujante y esencial, que llena mis manos de puentes de papel.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado conocerte un poco más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida amiga, ya sabes que todos somos extraños personajes que habitan laberintos interiores; yo, también, pero guardo intacta la amistad de afectos como el tuyo. Son valiosos compañeros de viaje.

      Eliminar