viernes, 2 de noviembre de 2018

JOSÉ LUIS GÓMEZ TORÉ. EXTRAMUROS

Extramuros
(Escritos sobre poesía)
José Luis Gómez Toré
Libros de la Resistencia
Madrid, 2018

AFÁN LECTOR


   El volumen Extramuros reúne las bifurcaciones de un afán lector. Suma incisiones en la poesía contemporánea que hablan de gustos, magisterios y ausencias. Constituye un muestreo de biblioteca abierta que da fe de vida de un ideario poético. José Luis Gómez-Toré (Madrid, 1973) es autor de obra amplia que integra poesía, ensayo, textos dramáticos y ediciones. Es conocedor, por tanto, de las coordenadas esenciales que ubican el quehacer creador de nuestro tiempo.
  Una nota prologal define el carácter contingente de los textos; su procedencia es variada y recoge artículos, reseñas o ensayos breves de carácter general que se han ido escribiendo durante una década. Fieles al impulso original, apenas han sufrido modificaciones formales, salvo elementales mejoras que obvian repeticiones.
  Insisto aquí, pese a su brevedad casi aforística, en el umbral clarificador que configura el apartado “Apuntes para una Anti(Poética). Supone una interiorización explícita en el quehacer del sujeto que escribe y en los puntos de partida. Queda así plasmado el marco íntimo de quien busca en la tradición un camino pactado, grava firme, impulso para la propia trayectoria.
  Las calas temáticas, aunque se descubran aquí de forma tangencial, muestran algunos epicentros que revelan movimientos constantes en la indagación crítica. Están los nombres propios de Hölderlin, Antonio Gamoneda, Ángel Crespo y José Ángel Valente, referentes que unifican preocupaciones éticas, cuestiones metaliterarias y contextos sociales, y se focalizan algunos núcleos de interés como poesía, compromiso y sometimiento ideológico, la expresión de la violencia como radiograma creador de algunos poetas hispanoamericanos o el ámbito yuxtapuesto entre mística y poesía. Son cuestiones incansables que nunca desdeñan una nueva epifanía crítica.
 También se representan en las amplias lecturas de Gómez Toré los quehaceres de coetáneos, cuya obra no siempre coincide, con la actualidad más celebrada, ni con la que ocupa páginas centrales de suplementos o se reconoce con los premios más jugosos. El crítico prefiere el son inadvertido de la voz singular, esos escritos movidos por la intensidad de ser y el movimiento constante de la búsqueda, o los que interpelan la propia identidad evanescente. Así se suceden las aproximaciones a Olvido García Valdés, Eduardo Moga, Ada Salas, Jordi Doce, Óscar Curieses o Ana Garría. Son voces que excavan en sus idearios un cauce ontológico. Entienden lo estético al margen del propósito comunicativo. Sus poemas demandan una trasposición de espacio y tiempo, entrelazan experiencia trascendida y ruptura de la mera agitación sentimental que solo pretende despertar la emoción.
   Más allá de la valoración y del aplauso de aquella poesía que muestra la propia perspectiva, la crítica literaria es una investigación en marcha, un testimonio de conocimiento, expresión y comunicación. Una necesidad de responder a la sensibilidad literaria de un contexto histórico a través de valores y principios individuales para construir un espacio propio. Gómez Toré recuerda aquella cita de Blanchot; define la escritura como una forma de autoexilio, como un aprendizaje de la propia orfandad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario