jueves, 1 de noviembre de 2018

EL REGRESO DE ADÁN

Desolación
Fotografía de
Internet

EL REGRESO DE ADÁN

Cruzo un desierto y su secreta
desolación sin nombre

JOSÉ ÁNGEL VALENTE


   Ante el insistente empuje de la melancolía, una mañana de otoño Adán retornó al paraíso. Se adentró en sus espacios con la fuerza feliz de quien busca el lugar propio. No tardó en advertir que recorría un territorio de desposesión. Aquel sitio solo cobijaba abandono.
   En el centro del páramo se alzaba todavía el árbol del bien y del mal; miró aquella silueta y se hizo efectiva la soledad de un tronco calcinado y rijoso, cuyas ramas dormían en un suelo baldío.
   No aguantó más. Bajó los ojos y convocó el olvido, como si el paraíso no hubiese existido nunca. Después, se precipito hacia la salida. Sus pasos tropezaron con el ala inerte de algún ángel, el metal chamuscado de una espada herrumbrosa y una camisa oscura de serpiente. Ya en el umbral, aquellos restos inservibles le hicieron recordar un verso de Ida Vitale: Todo de pronto es nada.

(De Cuentos diminutos)





8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Un gran abrazo, querido Francisco; y siempre encantado de hallarte en estos puentes de papel; así que espero que te haya gustado este cuentecillo que habla de herrumbre y desposesión. Feliz día

      Eliminar
  2. Cómo decia aquel juego "Nada es Adán". Abrazos y buen día, poeta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo y disfruta del cálido ambiente otoñal; consuela pensar que el paraíso está siempre en la otra esquina. Allí, al cruzar la calle. Feliz día.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Hola poeta, un abrazo fuerte, de quien sigue buscando ese lugar que nunca se habita del todo. Que tengas un estupendo día. Aquí siguen el otoño y el frío.

      Eliminar
  4. Quizá es que el paraíso es nada, pero la realidad de cada día todo.

    Magnífico relato.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, querido amigo; sospecho que la realidad todos sus elementos, también nosotros, haremos ese recorrido desde el todo hasta el humo; y lo haremos convencidos de que el itinerario mereció la pena. Gran abrazo y muy feliz de sentir tu amistad en estos puentes.

      Eliminar