jueves, 31 de octubre de 2013

MAREA BAJA



MAREA BAJA

         Para los que permanecen, en la marea baja 


Hace de la inteligencia un instrumento rudimentario.

Días en que la convivencia tiene un radio de alcance limitado

Descubro la conexión entre el cielo y el cieno.

Sentí el suelo firme, mientras nadaba.

También en el manicomio una cabeza es la más lúcida.

Aguzo el oído, para no escuchar lo que dicen.

Y lo peor, reprochan la alegría.

 

 

 

6 comentarios:

  1. Una vez más, sabias reflexiones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más un continuo apoyo en la amistad y en la literatura. Los años nos llenan de escepticismo y diluyen la sonrisa. Queda la guardia pretoriana del afecto, las palabras cercanas de gente como tú. Que tengas un buen día, Antonio.

      Eliminar
  2. Siempre el mar está vivo hasta que nos cierra los ojos.

    Un abrazo amigo José Luis.

    Jesús Aparicio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el mar también tiene sus ciclos, esa marea alta, exultante, llena de vitalidad y fuerza; y ese repliegue de la bajamar, donde emergen las aristas de las rocas del fondo.

      Eliminar
  3. hay algo de hastío, algo de dolor,
    pero también de esperanza y de vivacidad
    es una mezcla rara,
    diría un cóctel de versos
    para beber reflexionando
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena lectura, la verdad. Sí, has cansancio, hastío y dolor porque la gente que nos rodea desconcierta, se mira el ombligo como si fuese el universo y nos perdona la vida, como si su paternalismo nos concediese unas migajas.
      Y hay esperanza: sigo en pie, seguimos porque ellos nunca estuvieron a nuestro lado, porque se acercaron por algún interés, concreto que hace todavía más nítido cuánto ganamos sin ellos. Así que hay que seguir, explorando la noche, aunque sea con el cono pequeño de una linterna. Un abrazo.

      Eliminar