domingo, 27 de octubre de 2013

CON LUZ ARTIFICIAL

 
Fotografía de Hilario Barrero, 2013

CON LUZ ARTIFICIAL
 
Si leer significa una escapatoria, ¿de quién huyo? 

Una línea de prosa eficaz y emotiva: la lluvia del domingo.

Ramas quebradizas, astilladas antes de que fueran árbol.

Cuido la fisiología maltrecha de la vejez, su continua agitación mental, las palabras entumecidas de un tiempo sin alegaciones.

 Hoy me desperté con un verso entre los dedos. Era la avanzadilla de un poema.

 El gesto teatral de tantos ideales de solidez gaseosa.

 Es tonto. (Siempre que puedo evito los superlativos).

 

 

 

16 comentarios:

  1. A tu primera pregunta...Huimos de nosotros mismos. ¿De quién si no? Leamos pues, es el mejor camino de huida.

    Gracias por tu maestría en materia de aforismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que la huida no es sino el camino de vuelta hacia el interior del yo. Por eso la lectura es siempre un diálogo en voz baja con nosotros mismos.
      Gracias por tu continuo ánimo. Que sepas que valoro tu afecto con enorme alegría. Y que sepas también que ese proyecto común será una delicia para mí. Hablaré prontito con el editor, cuando venga a Madrid, y le comentaré nuestro plan en Rivas. Estará encantado, seguro. Feliz domingo.

      Eliminar
    2. Tampoco lo tienes claro cuando lo planteas como condicional...
      No huyes, José Luis, al contrario.
      Te buscas.
      Te disfrazas.
      Te reencuentras.
      Te explicas.
      Al leer nos proporcionamos argumentos. Nos revestimos de palabras de otro, pero solo nos impregnan aquellas que se parecen a las nuestras, las por decir, las soñadas, las que más necesitamos en cada momento.
      Tampoco escribir es escapatoria.
      En realidad no hay salida, creo yo.
      Pero podemos engalanar los muros de la celda, dibujarles ventanas, almas y árboles, ideales y estrellas.
      La lluvia siempre alborota melancolías y hojas secas.
      Y un avecilla que cante nuestro nombre.
      Aquí no llueve. Pero algunas nos caímos en la marmita de pequeñas.

      Eliminar
    3. Querida Pilar, exigimos respuestas a diario y apenas formulamos nuevas dudas. La lectura, creo, es una huida; pero también es una de las formas más plácidas de ignorar una realidad a menudo repleta de ruido y furia.
      Me encanta la lluvia, su maraña de transparencia es un reclamo para los sentidos.
      En los muros yo suelo poner estanterías. Un beso grandote, Pilar, tus palabras siempre son mágicas, Feliz domingo.

      Eliminar
  2. Jajaja, ¡cómo me gustan tus aforismos! Si algo me gusta de ti, Amigo José Luis es tu sinceridad para conmigo, y eso nunca puede ser motivo de enfado ni reproche, tomo buena nota de tu opinión y cambiaré un poco las costumbres, haré más microrrelato.
    Un fuerte abrazo y no cambies nunca . . . ni que nada te cambie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un nombre en la literatura actual que debes conocer de inmediato, Paco. Se llama RAMÓN EDER y sus aforismos son excelentes. Como te gusta mucho el género, busca su obra. te encantará. Espero comentar su última salida en este blog. Ya te cuento. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. He visitado su facebook y es genial, gracias por la recomendación.

      Eliminar
    3. Insisto, Ramón Eder es uno de los maestros y tú, que tienes unas enormes ganas de aprender, disfrutarás con sus textos con un ambiente festivo que te llegará como mínimo hasta el jueves. Con Ramón Eder nunca hay lunes. Abrazos festivos.

      Eliminar
  3. Gracias por orientarnos también con los aforismos, y no sólo los tuyos, excelentes y certeros. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti María, por tantos libros de excelente poesía. Ya sabes que una de las posesiones más valiosas que quedan en nuestra existencia es la amistad. Y yo soy afortunado; cuento con la tuya desde que se editaron mis primeros poemas.
      El aforismo es una conversación pública, sus palabras pueden ser oídas por mucha gente, así que me gusta dejar sitio en mis notas a su eficacia ética. No pretendo enseñar nada. Sólo dejar constancia de lo que pienso. Abrazos y gracias por tu comentario, María.

      Eliminar
  4. Me siguen gustando tus pensamientos vestidos de aforismos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me sigue gustando verte cerquita y sentir tu vocación literaria. Aunque siempre salgamos de estampida. Fue un placer asistir a la presentación de Ricardo Virtanen y percibir el apoyo de los amigos. Sabes muy bien que la historia cultural de Rivas se ha ido haciendo paso a paso, con el esfuerzo de mucha gente. Y entre esa gente tú siempre estuviste. Besos cordiales.
      Acabo de leer tu entrada: No sé si todas las historias tienen finales felices y banquetes de perdices. A veces sí. es un simple asunto de cocina. feliz domingo y muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  5. Algunas veces nos despertamos con un verso entre los dedos, de nuestra sed de vida depende el no dejarlo escapar y hacer de él nuestro mejor poema, de hoy.

    Muy buenos aforismos José Luis. Feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo, Jesús, escribí en tu poema porque espero que pronto encuentres sitio en las estanterías con tu nuevo trabajo.
      Un saludo cordial desde Rivas. Ya sabes cuánto me gusta mirar dentro y fuera con las palabras.

      Eliminar
  6. Me gusta el último.
    Me propongo, yo también, evitar los superlativos.
    En el fondo, son todos irregulares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gozada recuperar tu aguijón, avispita. Sin un poco de ruido lo cotidiano se queda gris. Te alabo el gusto; a mí también me parece que el último aforismo tiene su aquel.
      Abrazos irregulares, pero continuos.

      Eliminar