martes, 31 de marzo de 2015

HACIA LAKE WORTH (FLORIDA)

Lake Worth Beach, 2015

HACIA LAKE WORTH

   La víspera del viaje dormí con ganas, lo que no es una felicidad habitual en mis noches. Así que llegó la amanecida del viernes y salí al día con el ánimo reconfortado y la mirada en forma. Dentro de unas horas estaríamos en Miami, en la otra orilla del Atlántico. Podremos abrazar a nuestra hija que acumula en las aulas americanas su segundo año como profesora de español.
   La duración del vuelo -casi diez horas- concede un copioso tiempo de lectura y viajan conmigo dos título de confianza: la novela En la carretera, de Jack Kerouac, y los Poemas escogidos de W. Wordsworth. Es la novela quien consume el tiempo lector entre nubes y dejo al poeta para otras horas de calmado silencio, sin tren de aterrizaje.
   Acaban de anunciar que el recorrido concluye en unos minutos y me apresuro a recoger mis libros. Casi percibo ya el reencuentro familiar y esos días comunes de viajes e itinerarios cumplidos:


Los viajes crean
cercanos sueños breves
por escribir.


8 comentarios:

  1. Que el viaje sea venturoso, amigo. Atento a la pantalla seguiré tu discurrir por tierras americanas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, querido Antonio, si será posible ir metiendo entradas en este continuo estar en la carretera. De momento, el ordenadfor de mi hija se niega a subir fotos y no voy a ponerme a discutir con la cabeza binaria de este trasto. Así que agradezco de veras tu proximidad y tiempo a tiempo. Ana me ha regalado un cuaderno blanco maravilloso y las nota se irán acumulando para una redacción propicia en algún momento. Abrazos lejanos. Pero cálidos.

      Eliminar
    2. Bien dices, "tiempo al tiempo..." Estoy seguro de que, en cualquier caso, ese maravilloso cuaderno blanco vendrá cargado de notas y buena cosecha. Lo dicho, buen viaje.

      Abrazos primaverales (casi veraniegos) desde orillas del Tajo.

      Eliminar
    3. Abrazos tropicales, Antonio, con notas en tinta azul, como el océano. Gracias por tu calidez.

      Eliminar
  2. Bien podrías subir hacia el Norte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaría, Hilario, disponer de tiempo suficiente para subir hasta Nueva York; esta vez nos quedaremos en Florida. Pero volveremos.

      Eliminar
  3. Disfruta el viaje y el encuentro con tu hija, lo demás te esperará pacientemente a que llegues. Olvida esta cabeza binaria. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis cuadernos blancos, querida Carmela, son ropa de calle; tejidos sin marca que se adaptan al tiempo cambiante que os toca vivir. Y te haré caso. Disfrutar de la familia es un privilegio irrenunciable. Abrazos sin distancias.

      Eliminar